Joaquín V. González | Diversas voces piden evitar el uso de pirotecnia

Por *Claudia Alvarez Ferreyra

“Todos por Lauty” es una campaña organizada por la mamá de un niño con autismo. Además desde el grupo de proteccionistas voluntarios locales realizan el mismo pedido.

Quieren que en la ciudad se implemente una ordenanza que prohíba la pirotecnia. Lo que para algunos es un momento de fiesta y diversión, para otros implica un verdadero sufrimiento.

El uso de fuegos artificiales y cohetes es una costumbre popular pero puede producir muchos efectos negativos:

El daño a las personas con autismo

Andrea Staeger es la mamá de Lauty, un niño de 4 años con síndrome autista. Ha iniciado una campaña contra el uso de la pirotecnia en la ciudad de J. V. González. Según explica Andrea, las personas que padecen autismo y también asperger escuchan “de 25 a 100 veces más” la intensidad de los ruidos y los perciben “mezclados en la cabeza, a todos juntos”. Captan todos los sonidos del ambiente a la vez, “entonces, se enloquecen, se pierden, se desorientan y no saben qué hacer. Les pueden agarrar hasta convulsiones por esos ataques de nervios”.

En el caso de Lauty, en las fiestas de fin de año y para que no sienta nada lo deben dormir con medicación recetada por un neurólogo antes de las 12 de la noche. A pesar de que la campaña de concientización ya comenzó en la ciudad, Andrea sostiene que en su barrio “fue terrible lo que tiraron de pirotecnia, por las bombas de estruendo hasta las ventanas se sacudían”, dice. “Es injusto” agrega esta mamá pero por otro lado también cuenta que viene recibiendo el apoyo de vecinos/as que le llaman, le dejan mensajes y le brindan aliento.

El pedido de Andrea Staeger a la sociedad es que: “no tiren pirotecnia, me parece innecesario” opina. Señala “el daño que se le hace a las personas y a los animales”. Incluso los bebés, los ancianos y las personas convalecientes soportan malestares. Añade: “quisiera que sean felices fiestas para todos por igual, sin ruido, porque todos tenemos el mismo derecho, me parece injusto que no se pongan un poquito en la piel del otro y que sigan haciendo daño, porque en cierta forma por festejar hacen daño, no es que uno se los pide por capricho, lo pedimos por necesidad… Necesitamos que los chicos estén tranquilos, a ellos con una crisis de nervios les pueden agarrar convulsiones y una convulsión les puede matar si no está tratada a tiempo, es muy difícil…”.

Para Andrea es importante dar a conocer la situación que atraviesan las familias con hijos/as que tienen el síndrome del autismo. Espera que al hacerse público el caso de Lauty otros padres y madres la contacten, “hay muchas cosas que podemos hacer juntos, para hacer por ellos (los/las niños/as con autismo), no solo lo de la pirotecnia, hay chicos/las que no tienen obra social entonces no les pueden hacer las terapias”. En el hospital local sostiene que no hay profesionales con todas las especialidades que necesitan. Destaca que en la Escuela de Educación Especial les “colaboran muchísimo” pero “hacen lo que pueden” porque tampoco cuentan allí con todos los recursos.

El daño a los animales

Paola Cuellar es proteccionista en J. V. González, señala: “en este tiempo se está dando mucho que hay animalitos perdidos, muchos se desorientan. Ellos sienten muy fuerte lo que son los ruidos. Es un tema que es muy importante tratarlo acá…”. Dice que: “no faltan ocasiones para celebrar”, y expone que en fiestas de fin de año se ven un poco más las consecuencias del uso de la pirotecnia pero que en las fiestas religiosas, en los partidos de fútbol, los festejos de cumpleaños a las 12 am, también padecen la situación.

Además de los ruidos, los animales también son víctimas de accidentes. Paola alerta que los perros aparecen con “las mandíbulas destrozadas”. “Lo que sufren ellos no sé cómo nosotros lo podemos festejar”, manifiesta. Comparte algunas recomendaciones para quienes tienen animales domésticos: para los ruidos en algunos casos se pueden “usar sedantes, tienen que acudir al veterinario para saber las dosis. A los animales ancianos no se les pueden dar. No dejar luces apagadas. Dejarles la radio prendida o el televisor. No los dejen atados solos en el fondo. A los que puedan estar, acompañarlos es lo mejor. Tengan cuidado si se les escapan. Si tiran cohetes que no estén cerca, lo primero que hacen los perros es morder… Usar collar o cintas con nro de teléfono. Si los ven perdidos que intenten contenerlos para que luego regresen a su casa”. Para colaborar pueden sumarse al grupo de Facebook “Proteccionistas voluntarios JVG”, Paola Cuellar detalla que lo armaron para mantenerse informados y que allí suben información sobre animales. Pone énfasis en la necesidad de educar: “es importante que entre todos trabajemos en comunidad hay que tomar conciencia…a los niños si les enseñan con amor y respeto ellos entienden”, afirma.

La pirotecnia afecta en particular a perros, gatos y aves. Según los especialistas los ruidos pueden producir ansiedad y taquicardias. La activista Ivana Acevedo desde la Asociación Animalista Libera (sede Tucumán), señala por ejemplo que: “los animales de la calle y sin resguardo no tienen a nadie que los pueda contener y hacer sentir o poner a salvo. Sienten lo mismo que los demás: pánico, temblores, agitación, infartos que terminan provocando la muerte. Las aves y demás animales silvestres: son hiper sensibles en cuanto a lo auditivo, y de noche muchos están durmiendo, imaginen el susto que puede provocarles el sonido de las explosiones en ese momento, muchas mueren infartadas, otras muchas más se desorientan y toman la zona como peligrosa, obligándolas a no regresar”. Se daña el medio ambiente: “los compuestos químicos de los cohetes en combinación con el aire, también llegan a contaminar el ambiente (agua, aire, suelo). Desde sonidos intolerables hasta contaminación por toxicidad, afectan a toda una gama existente”.

Riesgos en la manipulación de pirotecnia

En la página de la Municipalidad de J. V. González hay recomendaciones por los peligros que representa la pirotecnia, aunque no se toman desde allí medidas específicas. Además de todo lo mencionado se debe recordar que debido a la manipulación de pirotecnia muchas personas sufren accidentes y deben ser atendidas de emergencia cada año en los hospitales y clínicas por mutilaciones, fracturas y luxaciones, heridas, lesiones oculares con perforación y penetración de cuerpos extraños, hipoacusia por perforación del tímpano y quemaduras de diverso grado.

En J. V. González quieren conseguir la prohibición

En J. V. González no hay ninguna ordenanza que prohíba la venta ni el uso de pirotecnia. Para Andrea Staeger se debería implementar el mismo proyecto aprobado en Salta Capital, comenta que tiene la intención de levantar firmas y presentarse en el concejo deliberante en febrero. En consulta por aparte con la proteccionista Paola Cuellar adelantó que están trabajando en un proyecto junto al concejal Jorge Esquivel para que sea tratado en el órgano deliberativo cuando retomen las sesiones el año próximo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*