Murió la estudiante quemada por su pareja

Mónica Madelein Garnica Luján, una estudiante de 25 años de la carrera de Instrumentadora quirúrgica de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, pasó la navidad en la sala de terapia intensiva del Hospital Eva Perón de Berazategui.

Unas horas antes Miguel Saracho, pareja y padre de sus tres hijos, la había prendido fuego y le produjo heridas en más de la mitad del cuerpo. Estuvo internada en el Hospital del Quemado en grave estado y falleció el miércoles 10 de enero. Él está detenido.

La joven, de nacionalidad boliviana, vive con su pareja en una casilla atrás de la casa de la familia de él. Además de estudiar, Mónica vende especies en un mercado de Quilmes y se encarga del cuidado de los tres hijos de la pareja de 2, 3 y 7 años. Él también tiene 25 años: no trabaja ni estudia y tiene otros dos hijos de edades similares.

Mónica soportó la violencia machista durante varios años. “Ella venía con el ojo morado, los brazos morados. Yo le preguntaba que pasó y ella me decía ‘peleamos’. Yo le decía ‘separate, hijita’”, contó la madre de Mónica en la televisión. Las amigas de Mónica de la facultad relataron que en varias oportunidades había ido a clases con moretones y marcas en el cuello. Una vez les contó que había llegado a desvanescerse mientras él la ahorcaba.

Mónica había intentado denunciar a su marido en varias oportunidades. La primera vez la acompañó una amiga. “En la comisaría le dieron vueltas y no le tomaron la denuncia”, contó a Cosecha Roja la abogada Claudia Perugino, querellante en la causa. El 11 de agosto, una amiga de la Iglesia la acompañó a la comisaría de la Mujer de Berazategui y se quedó con la copia de la denuncia.

Tiempo después, Mónica le contó a algunas amigas que Saracho se había enterado de la denuncia y la amenazó. En 2018 él planeaba ingresar en la Policía Bonaerense y la denuncia en su contra por violencia de género podía llegar a bloquear su aspiración. Le dijo que si no la retiraba “le iba a causar daño al hijo mayor”, contó Perugino.

El domingo antes del mediodía, la madre y la hermana de Saracho escucharon gritos de auxilio que venían del fondo. Cuando llegaron a la casilla la vieron a Mónica prendida fuego. Un vecino y su madre viajaron en la ambulancia con ella. Según le contó el hombre a la familia de la chica, Mónica les dijo que el marido la había rociado con alcohol y la había prendido fuego. La chica estuvo internada dos días en el Hospital Evita Pueblo de Berazategui. El martes la trasladaron al Hospital de Quemados de la Ciudad de Buenos Aires, donde está internada en grave estado y con un coma inducido.

Saracho quedó detenido en la comisaría 1 de Berazategui, acusado de tentativa de femicidio. La policía dijo que su versión era que había prendido fuego la ropa de la chica y que ella se quemó al intentar apagar las llamas. En la causa esta versión no existe: el acusado se negó a declarar ante la fiscal Gabriela Mateos.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Cosecha Roja

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*