Una presa fisurada en Bolivia podría afectar Salta

Podrían crecer los volúmenes de agua de los ríos de la región, lo que puso en alerta a las autoridades en el norte provincial.

Una fisura en una presa ubicada en Bolivia tiene preocupadas a las autoridades en Salta, ya que si se profundiza el problema podría aumentar el caudal del río Pilcomayo, lo que haría crecer el riesgo de inundaciones en las ya complicadas localidades del norte salteño.

Las fuertes lluvias que cayeron en los últimos días en el municipio tarijeño de Villamontes, Bolivia, provocaron una fisura en la presa Chimeo, por donde filtró agua del río Pilcomayo y puso en alerta roja a pobladores ribereños que, de acuerdo con las autoridades bolivianas, podrían ser evacuados.

La noticia causó alerta en las autoridades salteñas ya que ante una posible ruptura o más filtraciones aumentaría el caudal del afluente y por ende el riesgo de mayores inundaciones en el norte provincial.

El gobernador regional del Gran Chaco de Tarija, José Quecaña, informó que las lluvias no sólo afectaron a la presa Chimeo, sino también a la presa Caigua donde rebalsó el agua. A tal efecto, la maquinaria fue desplazada al lugar y se evalúa si procede o no a la evacuación de al menos 2.000 personas que estarían en riesgo de agravarse la situación.

El viceministro de Defensa Civil, Eduardo Brú, confirmó que existe una fisura y que ingenieros especialistas están trabajando para que esa presa pueda desagotarse por completo y eliminar todos los posibles riesgos que pueda existir en esa zona.

“Empezó a haber una filtración al medio de la presa que si eso logra tomar fuerza tenemos 1.500 o 2.000 personas abajo, a muy pocos metros, que podría arrasar la comunidad”, informó Brú en entrevista en Cadena A de Bolivia, quien además dijo que por el momento los pobladores se resisten a evacuar.

Por su parte, Quecaña indicó que la presa Chimeo todavía está en construcción desde agosto de 2015. Se trata de una represa con una altura de 34 metros y con capacidad de embalse de dos millones de metros cúbicos de agua, según información oficial.

Pero las inundaciones no reconocen frontera y también están castigando duro las comunidades del norte de Salta, en especial las cercanas al Río Pilcomayo, el cual ya superó los seis metros de nivel. Esto no solo alerta a las autoridades locales, sino de las provincias vecinas, dado que la crecida de este río significa también el aumento del caudal de todos sus efluentes y hasta el Paraná, el río donde desemboca el Pilcomayo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: La Gaceta

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*