#ELTABACAL | “La agresión es tremenda. ¿Por qué se ensañan tanto con nosotros?”

Fotos de los trabajadores reprimidos
  • Por: Claudia Alvarez Ferreyra
Mato Cortés es integrante de Familiares de Detenidos Desaparecidos, se encuentra acompañando el reclamo de los 181 trabajadores despedidos del Ingenio El Tabacal, brinda su testimonio de lo ocurrido durante la represión en Hipólito Yrigoyen.

Cortés colabora con la Olla Popular donde están brindando contención a las familias de los despedidos. Manifiesta que ayer a las 19.30hs hubo un acuerdo con el Secretario de Seguridad Jorge Ovejero: “quedamos en que retiraba a la policía porque este pueblo amaneció militarmente, policialmente, cercado. Le pedimos que retire a la policía a 3 o 4 cuadras del lugar donde estaba la olla popular. El secretario Ovejero se comprometió a retirar la fuerza y prometió que no iba a haber represión. La modalidad de corte iba a ser de media hora de corte y media hora de apertura… No cumplió su palabra, dijo que no iba a haber represión. En la olla popular como van los hijos de los despedidos, estamos repartiendo “heladitos”, tenemos 35- 40 grados de calor, los chicos se quedan ahí, todo el día acompañando a sus padres, están las familias completas, entonces de pronto aparecieron – los policías- a los tiros. Me da mucha vergüenza que un político como Ovejero, un chango joven se haya prestado a estas cosas poniendo en peligro la integridad de la gente. Entraron al pueblo, hicieron destrozos. Entraron a reprimir con balas, gases lacrimógenos, gas pimienta, gomeras”.

La represión comenzó alrededor de las 15.30hs. El referente de la organización de DDHH relata que “aparecieron como 15 vehículos, toda la infantería tirando tiros donde habían niños, mujeres, trabajadores. Hubo una batalla campal porque todo el pueblo salió a defender a los trabajadores”. Detalla: “Ellos entraron a las casas, parece que ya tenían identificados a los trabajadores, estamos con un delegado, Adrián Savala que fue detenido y golpeado llevado a la comisaría de Pichanal. Entraron a la casa de la flia Ríos, entre ellos había un niño que ahora está con convulsiones, entraron y destrozaron todo”.

Habría más de 40 heridos que recibieron asistencia en el hospital local. Los detenidos serían 7. La policía habría demorado a Martin Herrera (trabajador de El Tabacal), Ríos Juan Gabriel (de 20 años), V. J. C. (de 15 años, llevado de una casa a la Comisaría de Pichanal), Adrián Savala– (trabajador detenido y golpeado, llevado a la comisaría de Pichanal). Se conoce la denuncia de una madre sobre la detención de su hijo de 12 años. Sostiene además Cortés que se habrían llevado a 3 niños de aproximadamente 10 años y a una mujer a la comisaría de Yrigoyen.

Sobre la escena de una ambulancia destrozada, Cortés: “había policías adentro que venían a reprimir, la gente se dio cuenta y les dijo que se vayan pero ahí recibieron las piedras. Provocaron siempre, utilizaron la ambulancia para llevar policías. La ambulancia pasó tirando con balas de goma”.

Al Secretario de Seguridad le habrían expresado: “¿Por qué nos vienen a reprimir a nosotros si hay otra parte que está produciendo violencia como el caso de la Seabord Corporation?”. Menciona que la empresa tiene “al Sr Amura y al Sr Michosky, con antecedentes nefastos. Amura formó parte y desintegró Crafts y Michosky en la Patagonia destruyó los movimientos gremiales. Estos fueron contratados para El Tabacal, se iba a indemnizar a la gente”.

El Sr. Amura dice que “con una indemnización pueden ‘ir a ver el mundial a Rusia’, ‘que pongan Kiosko’ o ‘se hagan remiseros’. A Ovejero le dijimos: ‘mirá como nos agreden, cómo crean la violencia’ y es intocable este sr. A nosotros nos vienen a reprimir y ellos agredieron, despidieron gente y tantas otras cosas”. Cortes comenta el caso del trabajador que tiene una hija de 15 años a la que considera “la condenan a muerte” con esta situación. La adolescente espera un transplante de riñón. El padre “al ser despedido no tiene la obra social que le cubría los costos para la diálisis y viajar a Bs As no es fácil”.

“La agresión es tremenda, siempre la sufrimos nosotros, este es un pueblo de trabajadores y tranquilo, ¿por qué se ensañan tanto con nosotros?. Yo les pregunto a veces tanto a los políticos como a los policías”, manifiesta Cortés. La represión fue filmada, teme que usarán el material audiovisual para judicializarles.

Con Cortés se encuentra una mujer embarazada de seis meses que fue reprimida junto a su hija de 12 años. Es esposa de uno de los despedidos. Relata y da cuenta de la brutalidad de la fuerza policial: “éramos varias mujeres con hijos, había un bebé en un coche, llegaron los policías a hacer tiros. Tuvimos que correr y entramos a la casa de una sra. ahí nos tiraron gas pimienta, adentro de la casa”. Va todos los días al corte, a apoyar a su marido: “Él tenía que haber entrado en los primeros días de febrero, le llegó la carta de despido”, el salario de su pareja es el único ingreso familiar con el que contaban.

Ahora se refugian en la casa de una vecina porque los policías les habrían dicho que volverían a reprimir. Los trabajadores siguen en el corte. La mujer expresa: “Yo lo único que pido es que se arregle esto, que todos los que están despedidos vuelvan a trabajar”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*