Lo que Urtubey oculta: 8 de cada 10 jóvenes tienen trabajo no registrado

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos -INDEC- señalan que en la provincia una de cada 2 personas trabaja en negro. En la juventud, la situación se agrava mucho más: 8 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 24 años que viven en el Gran Salta trabajan en esa situación. Qué propone la izquierda.

En Salta la pobreza trepa al 38% de la población con miles de familias que no alcanzaron en febrero $ 27.570 de ingreso que se necesitan para no ser consideradas pobres. Mientras, el trabajo en negro llegó al 46,5% superando la media nacional solo detrás de Santiago del Estero.

Los índices de desocupación alcanzaron el 8,9% pero es la juventud la que se lleva la peor parte. Son 194.217 las y los jóvenes de entre 18 y 24 años en toda la provincia. En esa franja, hay 22.500 que no trabajan ni estudian. Los mal llamados “Ni-Ni”.

Para las y los que trabajan, 8 de cada 10 lo hacen en negro. Las condiciones precarias se multiplican, algo que no empezó con el gobierno de Mauricio Macri si no que es parte de la “pesada herencia” que sufren la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.

Brutal para la juventud

En el aglomerado Salta o Gran Salta, conformado por los municipios de Salta Capital, San Lorenzo, Cerrillos, La Merced, La Caldera, Vaqueros, Campo Quijano y Rosario de Lerma, la juventud concentra las peores estadísticas laborales. La desocupación asciende al 22,3 % allí. Una cifra brutal que casi triplica el porcentaje de desocupación general para la misma zona que es de 8,7%, apenas inferior al provincial.

Les jóvenes consiguen su primer empleo en gastronomía, locales comerciales, casas particulares, como mensajeros, en la construcción o cuidando niñes, sin ningún derecho laboral y con salarios de hambre, por debajo del salario mínimo, vital y móvil que llega a los $12 500. Así lo denunciaron los repartidores de comida del local “Mago”, en Tres Cerritos, que la semana pasada por protestar fueron encarcelados por la Policía de Urtubey, lo que muestra un entramado de complicidad entre las patronales y los gobiernos de turno, que permiten desde los 90 que la precarización sea una norma. En eso, Urtubey en sus 12 años de gobierno continúa el trabajo sucio de Juan Carlos Romero, el actual senador nacional que estuvo al frente de la provincia otros 12 años.

 

 

Fuente: La Izquierda Diario

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*