Metán | El hospital del Carmen en la mira por la muerte de una mamá y su bebé. Convocan a una marcha

Los familiares denuncian que hubo negligencia. Le diagnosticaron una infección urinaria y tenia embolia cerebral, además habrían tardado seis horas en trasladarla a la capital salteña en una ambulancia sin oxígeno. Se formó una comisión denominada “Luchemos por la Salud” y marcharán este viernes 17.

Metán.- En medio de cuestionamientos por mala atención, largas esperas, la falta de especialistas y de una terapia intensiva, responsabilizan al Hospital del Carmen por la muerte de una embarazada y su bebé, de 26 semanas de gestación.

Se trata de Mabel Alderete, quien tenía 28 años y era madre de una nena de 8 años y un varoncito de 3 años.

“Sabíamos que era un embarazo de riesgo porque mi señora fue operada del corazón hace unos seis años y tenía una válvula mecánica cardiopulmonar, pero venía siendo tratada por su médico. El jueves 25 de abril pasado la tuve que llevar al Hospital del Carmen a las 4 de la mañana porque se sentía mal y venía sufriendo fuertes dolores de cabeza. Allí la atendió su doctor, Federico Madrazo, y nos dijo que tenía una infección urinaria. Le pusieron un inyectable con diclofenac y una buscapina. La tuvieron en observación y luego nos mandaron a la casa. Pero yo les había advertido que podía ser un ACV”, contó el esposo de la mujer fallecida, Cristian Vargas.

“Siento mucha bronca e indignación. Esta es una situación que me supera, porque con todo el dolor del mundo tuve que enterrar a mi mujer con mi hijo en su vientre. Esto se debe a la inoperancia que tienen los médicos. Ahora estoy sufriendo con mis hijos que no tienen a su madre y estamos viviendo una vida que no nos corresponde, porque hice todo por la salud de mi mujer, a quien amo”, relató el joven comerciante entre sollozos.

Contó que luego de haber sido operada Mabel había dado a luz a su hijo, que actualmente tiene tres años. “En este nuevo embarazo ella venía siendo controlada por su médico en todo momento. La bronca que tengo con el doctor Madrazo es que al venir haciendo el seguimiento, en esta oportunidad no supo resolver esta situación, fue poco profesional. En el momento que ella más lo necesitaba se ahogó en un vaso con agua y le soltó la mano”, dijo Vargas.

“Después que la llevé al hospital a la madrugada volvimos a nuestra casa y ella se seguía sintiendo mal. Nos dieron para hacerle unos análisis, pero ella quería descansar. Cuando se despertó ya no me respondía, estaba desorientada y no se podía ni levantar. Yo sin saber de medicina le había dicho al médico que estaba sufriendo un ACV, por los fuertes dolores de cabeza, pero nadie me escuchó y nos mandaron a la casa”, aseguró el comerciante.

Dijo que alrededor de las 8.30 la llevó a su esposa nuevamente al hospital. “Fuimos por la guardia de maternidad y no nos dejaban entrar porque nos dijeron que tenían que tomarle la temperatura; ni tampoco nos querían dar una silla de ruedas. Yo ya me había comunicado por teléfono con el doctor y mi mujer estaba sufriendo un ACV. Luego nos dieron una silla, pero parece que alguien tiene que llegar muriéndose y sangrando para que se den cuenta que es una urgencia”, detalló Vargas.

Aseguró que luego le dijeron que el caso era muy grave y que la iban a derivar a Salta capital. “Fueron unas dos horas hasta que la prepararon para llevarla, porque dijeron que era peligroso y que ellos no tienen en este hospital los elementos para resolver una situación como esa. El doctor Madrazo me dijo que estaban por ver si era un ACV, pero que no se sabía porque ella era operada del corazón”, destacó el joven.

Dijo la demora fue demasiado al tratarse de una paciente muy grave y en código rojo. Además le dijeron que ni el avión ni el helicóptero sanitario de la Provincia estaban disponibles.

Odisea para llegar a Salta

“Cuando estaban por trasladarla la quisieron entubar, pero le lastimaron la garganta y tiró sangre por la boca porque las enfermeras fueron inoperantes; no le podían poner una sonda. Ella gritaba y me pedía auxilio. Yo le pedí por favor que la dejaran y que la llevaran de inmediato a Salta capital”, contó el esposo de la mujer.

Dijo que la ambulancia finalmente partió y se detuvo en el acceso norte de Metán, en inmediaciones del río Conchas. “Yo iba en mi auto por atrás y pensé lo peor, pero pararon porque se habían olvidado los papeles de derivación. Pasaron unos 20 minutos más hasta que los llevaron. Luego seguimos el recorrido y a unos pocos kilómetros la ambulancia dio vuelta y regresó a Metán porque mi mujer había comenzado con convulsiones. Eso fue lo peor, porque me di cuenta que fue el momento culminante del ACV y que ya podía tener muerte cerebral”, destacó Vargas.

Dijo que la ambulancia no tenía ni oxígeno y cuando regresaron al hospital de Metán estuvieron entre una y dos horas para reanimarla y entubarla, hasta que volvieron a salir, supuestamente en código rojo, pero la Policía les había dicho que no tenía móvil para escoltarlos.

Sin especialistas ni terapia intensiva

Metán es la tercera ciudad más grande de Salta y el hospital no está a la altura. Vargas, quien quedó viudo, dijo que los escoltaron dos motos hasta la salida de Metán y que luego los alcanzó un móvil policial que los guió hasta la rotonda de Güemes.

“Todo esto comenzó a las 8.30 de la mañana, cuando la había llevado grave. A Salta capital llegamos a las 14.30, seis horas después, al hospital San Bernardo, cuando la tenían que llevar al Materno Infantil, donde luego la derivaron con muerte cerebral”, dijo el joven.

Vargas señaló que en ese momento le dijeron que piense en donar los órganos, cuando él quería tratar de salvar a su hijito, que estaba en el vientre de su esposa. “Cuando me dijeron en el Materno Infantil que mi hijo estaba sin vida, porque no le latía el corazón, con todo el dolor del mundo les dije que lo dejaran en la panza de mi señora. Tenía 26 semanas de gestación y querían esperar a que se desarrollara para que pudiera nacer, mientras mi mujer seguía con vida. Luego la desconectaron a mi esposa, sin mi autorización, el miércoles pasado. Con mi señora apostamos a la vida, pero los tuve que sepultar a los dos acá en Metán”, concluyó.

“Se siguió todo el protocolo”

Por su parte, ante la gravedad del caso y las publicaciones en Facebook, en las que hubo graves cuestionamientos al Hospital del Carmen, su gerente, Napoleón Zunino, dijo que se siguió todo el protocolo de atención con la paciente Mabel Alderete.

“El avión sanitario no puede aterrizar en Metán y el helicóptero de la Provincia no podía volar porque estaba lloviendo y había poca visibilidad. Se la derivó en la ambulancia, siguiendo los protocolos. Era una paciente de muy alto riesgo que había tenido una cirugía cardíaca previa”, dijo Zunino.

Reconoció que debido al cuadro de gravedad que presentaba la mujer: “No era para el hospital de Metán”. Y que por eso se realizó la derivación a Salta capital.

“Se la atendió como correspondía y se le hizo todo lo que hay que hacer en estos casos. Necesitaba que le hagan una tomografía computada y que la viera un neurocirujano. Era una carrera contrarreloj. Además se tenía que tratar de preservar la vida del chiquito, por eso se decidió su traslado. En una hora y diez minutos estuvo en Salta capital”, señaló el gerente del Hospital del Carmen.

“Lamentablemente durante el traslado de la mujer terminamos de confirmar el cuadro que sospechábamos. Hicimos todo lo que se puede hacer en un hospital de esta categoría. En el único lugar en el que hay un neurocirujano en forma permanente es en el hospital San Bernardo, por eso se la derivó de urgencia. Si hubiéramos tenido una terapia intensiva tampoco lo hubiéramos resuelto, porque la única oportunidad en un accidente vascular es una cirugía descompresiva y a eso lo hace el San Bernardo, previa tomografía”, detalló Zunino.

La localidad es una de las más grandes del interior de la provincia de Salta, sin embargo, su nosocomio no cuenta con una terapia intensiva ni con un tomógrafo. Además faltan especialistas y los pacientes están internados en camas que se encuentran en salas que parecen cuarteles del ejército.

Comisión y marcha

Debido al caso de Mabel Alderete y a los duros cuestionamientos por la atención y las carencias que tiene el Hospital del Carmen de Metán se formó una comisión denominada “Luchemos por la Salud”.

“No queremos que sigan ocurriendo estos casos. Hacen falta muchas cosas para mejorar en materia de salud en nuestra ciudad, por eso estamos formando esta comisión”, dijo la vecina Liliana Carrizo a El Tribuno. Por otra parte, Carlos Vargas, padre de Cristian y suegro de la fallecida, Mabel Alderete, dijo que también integra la comisión debido a “la gran cantidad de casos de mala atención y mala praxis que hay en el hospital de Metán”.

“Necesitamos con urgencia una mejora en la calidad hospitalaria para que esto no siga pasando. No estamos en contra de nadie y esto no tiene nada que ver con la política”, aclaró Vargas. “Nuestro hospital no tiene ni una terapia intensiva y faltan profesionales. Debido a esto vamos a realizar una marcha por las calles de la ciudad el próximo viernes 17”, destacó el miembro de la comisión que luchará para tratar de mejorar la salud pública en la localidad del sur provincial.

 

 

Fuente: El Tribuno

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*