Internaron por orden judicial a un nene wichí desnutrido

Frente a la situación de vulnerabilidad nutricional y de salud que presentó un nene de 4 años de la Comunidad Las Vertientes, en Santa Victoria Este, el Ministerio Público Fiscal intervino y dispuso su internación en el Centro de Recuperación Nutricional de Tartagal.

Según las últimos informes médicos que se tenían sobre el estado de salud del niño, internado finalmente en el Hospital de Tartagal, su cuadro iba en mejoría y esperaban poder compensarlo en su peso. Por su parte, la familia manifestó su preocupación de que pueda fallecer mientras se encuentra internado.

Así lo confirmaron distintas fuentes a Nuevo Diario tras recibirse la información de parte de miembros de la comunidad quienes manifestaron su preocupación tras las tareas de allanamiento que se realizaron para llevarse al niño el lunes que pasó.

La gerenta del Hospital de Santa Victoria Este, Marcela Quispe, explicó a este medio que en realidad el niño ya venía arrastrando problemas desde el 2017, cuando se detectó que sufría de tuberculosis (TBC). Ya en aquel año se logró la compensación del infante que fue internado y tras lograr la mejoría en su salud volvió a vivir con su familia.

En el medio, dijo Quispe, también hubo otras internaciones que involucraron su derivación a la capital salteña.

Nuevamente con bajo peso

Hace tres meses el niño fue controlado y Quispe sostuvo que había llegado a tener 14 kilogramos y medio, lo cual para su edad lo ubicaba en peso normal.

Reconoció que ante ello, la vigilancia de agentes sanitarios y enfermeros apuntó a la población con mayores problemas de Salud. Pero hace dos semanas cuando volvió a ser valorado por una de las médicas pediatras que realizan las visitas itinerantes a las comunidades se lo detectó nuevamente con bajo peso.

La gerenta de la institución sanitaria de Santa Victoria Este indicó que los agentes de Salud afectados (tanto agentes sanitarios como enfermeros), a la zona habían dejado a la familia la leche para el nene, la dieta a seguir. Pero la falta de recuperación del paciente los llevó a solicitar a los padres que accedan a la internación en el Hospital de Santa Victoria Este.

Quispe afirmó que los padres continuaron en la negativa pese a las advertencias de que el chico podía fallecer. Según el relato de Quispe, la madre de la criatura habría dicho “no me importa que se muera”, al negarse a dar a su hijo para la internación.

“Tuvo que ir el enfermero para darle suero oral jarabe para infección intestinal. Y la madre decía que no lo iba a llevar”. Ante la respuesta una de las médicas pediatras mostró su preocupación dado que si bien habían logrado cortar la diarrea, el pequeño paciente no mejoraba.

“Se fugan al monte”

Ante ello, dijo Quispe, “el viernes hicimos la exposición policial porque no quedaba otra”, y fue desde el Ministerio Público Fiscal que se decidió que el nene sea trasladado al Centro de Recuperación Nutricional de Tartagal.

Quispe explicó que ellos solicitaron el traslado a esa ciudad norteña porque en caso de estar en el Hospital de Santa Victoria muchas veces las familias van y sacan a los chicos “y se fugan al monte”.

 

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*