Fue tras la revelación de que los jóvenes implicados en el asesinato lo acusaron falsamente como parte de “un chiste recurrente”.

El undécimo detenido por la muerte de Fernando Báez, Pablo Ventura, fue liberado anoche luego que la fiscal que entiende en la causa no pudiera establecer que el joven participó del ataque del grupo de rugbiers.

Además, su padre presentará una demanda contra los rugbiers por daños y perjuicios, luego de revelar que los jóvenes implicados en el asesinato lo acusaron falsamente como parte de “un chiste recurrente”.

La defensa de Ventura presentó, según entiendo la fiscalía, las pruebas suficientes para demostrar que el joven no estuvo en Villa Gesell el día del asesinato de Báez, aunque se sigue investigado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí