Además de la triste realidad que deben asumir estas personas al migrar de su tierra natal para buscar el pan de cada día, expulsados por una provincia donde durante años se enriquecieron solo gobernantes, ahora les toca enfrentar la indiferencia de una gestión que poco se encarga por el bienestar de los “repatriados de segunda clase”.

Estas personas son oriundas de Orán, Pichanal, Colonia Santa Rosa y de Apolinario Saravia, hay 6 -seis- niños/as entre 2 a 6 años, viajaron a cosechar uvas y tomates, están varados en el Hotel Internacional, de la provincia de Mendoza.

A muchos de ellos se les está agotando el dinero y necesitan hasta para la leche de sus hijos/as.  Miguel Angel Farel -uno de los trabajadores varados- asegura a Canal 7 Salta que: “están olvidados por el Gobierno de Salta, nadie se comunicó, desde sus municipios ningún intendente se preocupa por gestionar el regreso”.

Hace dos semanas intentaron viajar pero el micro donde se transportaban fue detenido porque según el Gobierno de Mendoza “no tenía los papeles en regla”, desde ese momento es todo incertidumbre, lo único cierto es la precaria y desesperante situación que están atravesando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí