Godoy: denuncian que una mujer fue abusada y asesinada

0
134
Acusan a un vecino de 75 años de ser el autor de la muerte. La autopsia no reveló signos de muerte violenta.

La localidad de Godoy se encuentra conmocionada por el presunto femicidio de una mujer de 82 años de edad, Raquel Benavidez. Ayer la Unidad Fiscal de Villa Constitución aún aguardaba por una ampliación de los informes periciales que certifiquen la posibilidad de un crimen o, por el contrario, que fue una muerte accidental. Hasta el cierre de nuestra edición la causa estaba caratulada como “muerte dudosa”. En tanto para las hijas de las víctimas, y numerosos vecinos, no hay dudas que se trató de un asesinato y acusan a un hombre de 75 años.

Raquel, una viuda de 82 años de edad, muy conocida y apreciada en Godoy, fue encontrada muerta en su casa de calle Belgrano 781 el pasado martes 12 de mayo por una de sus hijas María Elena y su esposo, Fernando. Luego llegó su otra hija, Flavia. Inmediatamente llamaron a la Comisaría12ª. “Acto seguido, se presenta en el lugar el Dr. Escudero, médico de cabecera de la fallecida, examinando el cuerpo y constatado el óbito aconseja a su juicio se convoque a médico de policía recomendando examen de autopsia”, informaron fuentes policiales.

El médico habría advertido algunos hematomas que despertaron sus sospechas y de allí su negativa a firmar el acta. El personal policial comunicó la situación a la fiscal villense Eugenia Lascialandare quien ordenó que se convocara al Gabinete Técnico Criminalístico de la ex PDI de Rosario, hoy Agencia de Investigación Criminal. A la vez se trasladó el cuerpo de la víctima al Instituto Médico Legal de Rosario para que se le realice la autopsia.

Resultado de la autopsia

Ayer, a las 11, desde la Fiscalía Regional 2ª de Rosario, informaron a Diario EL SUR que “la autopsia indica que no presenta signos de violencia externa o golpes que puedan generar fallecimiento, se solicitó se realice exámenes anatomopatológicos para determinar fehacientemente la causa de fallecimiento”.

“En relación a la posible comisión de un femicidio -continúa el informe de Fiscalía- se tomaron testimonios a vecinos en relación a datos surgidos en la investigación, pero no se aportaron datos concretos. Al momento se esperan los resultados de anatomía patología”.

“Las hijas de la fallecida habían realizado previamente al hecho una denuncia por un supuesto abuso en el mes de febrero, fueron citadas a Fiscalía, pero no asistieron. Hay medidas en curso para determinar si hay relación entre la denuncia y el hecho de fallecimiento posterior. Por el momento no hay indicios que indiquen femicidio, hay medidas en curso para dilucidar está situación. Por los datos recabados al momento no hay indicios”.

“Él la mató”

Previo al conocimiento de este informe, Flavia Montes, una de las hijas de Raquel, aseguró que se trató de un femicidio y acusó a Horacio O., como el autor del crimen, asegurando que en febrero lo denunció por ingresar sin autorización a la casa de su madre, a quien acosaba y agredía sexualmente. En ese sentido indicó que el Dr. Escudero se negó a firmar el acta de defunción “porque él sabía” de la situación de agresiones por la que atravesaba su madre.

“Mi mamá tenía golpes, heridas visibles, tenía una herida en la ingle, la remera levantada; un golpe en la cara. No sé si era un golpe de trompada, un golpe de ladrillazo, parecía una trompada”, describió Flavia. Con respecto a la autoría de las agresiones, no duda en decir que fueron causadas por Horacio O. “Hay pruebas que él estuvo, de la hora en que pasó lo que pasó. Él la mató, la mató, yo la encontré en las condiciones de una persona a la que la mataron, que la asesinaron”, remarcó.

Denuncia previa

“Es un femicidio, lamentablemente, tristemente, es un femicidio, mató a una pobre vieja que estaba mirando una novela a las 4 y media de la tarde, que no hacia mal a nadie. Y que no estaba enferma, lo puede decir el médico de cabecera y lo puso en el papel”, resaltó Flavia. Con respecto a la denuncia previa que realizó contra Horacio O. en la Comisaría 12ª, en febrero, explicó que fue porque “el tipo este se le metía en la casa, la manoseaba, la mordía, la pellizcaba, la tocaba, hacía ese tipo de cosas”.

Además, explicó que no pudo presentarse en Fiscalía para ampliar la denuncia porque recibió la citación a las 17 del día anterior y no tuvo tiempo para organizarse para asistir. “Yo hice una denuncia formal, pero acá hay mucha gente afectada, se ha metido en otras casas, ha atacado a otras personas y lo peor es que ha atacado a criaturas”, advirtió Flavia. Ya agregó que teme por su hermana, “que tiene una nena de 4 años, y vive casa de por medio” con este sujeto.

“Es terrible, yo estoy desesperada con esa situación”, remarcó. Asimismo, señaló que el sábado, por orden de la fiscal Lascialandare, se le tomó declaración a algunos vecinos que quisieron ofrecer su testimonio. De todas maneras, el presunto femicida se muestra en el pueblo sin pudores y circula en bicicleta o se lo ve en fumando en la vereda de su domicilio, y esto indigna y a la vez alarma, tanto a Flavia como a otros godoyenses que se expresaron ampliamente en las redes sociales contra este sujeto.

“Estoy desesperada”

“Yo sé los tiempos de la ley y también sé que el tipo tiene 70 y pico de años, por lo que también sé que tal vez no vaya preso. Hasta eso lo entiendo en mi angustia y en mi dolor, peor lo que yo quiero es que alguien haga algo y que lo saquen de la casa, que se lo lleve la hija, que lo pongan en un geriátrico porque vive casa de por medio con mi hermana. ¡Por el amor de Dios!, por eso estoy desesperada, porque es un asesino. El la mató, yo la encontré, yo la vi, yo sé en las condiciones en que estaba y hay gente que lo vio”, insistió Flavia.

“Esta situación empezó hace un año y medio, más o menos. Yo al principio no le creía a mi mamá, y le empecé a creer cuando vi la situación. ¿Cuál fue la situación?: los rasguños y los moretones”, recordó. Como Flavia tiene un comercio y no podía estar atenta a todo lo que ocurría en la casa de su madre, les pidió a los vecinos que estuvieran alertas. Así fue como un domingo de febrero una vecina le avisó que en el zaguán de la vivienda de la mamá vio la bicicleta de Horacio O. “Salí corriendo y el tipo estaba saliendo”, manifestó. Ese fue el día en que radicó la denuncia.

Marcha

Finalmente anticipó que por el momento no se realizará la marcha que se anunció oportunamente para reclamar justicia, pero insistió en la necesidad de sacar del pueblo a Horacio O. “Acá hubo abuso. A los 5, a los 20 y a los 100 años, es abuso. Y lo que él hizo fue eso. Acá hubo chicos afectados, y las madres no hablaron. No hablan, tienen que hablar, porque hoy mi mamá está muerta y si lo dejamos acá, va a atacar a otra persona. ¡Por Dios no quiero otra Raquel! A eso voy”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí