Mientras cinco localidades salteñas avanzan en otorgar derechos a las personas que pertenecen a las minorías sexuales, en el municipio anteño el cuerpo de ediles se los priva.

El proyecto de ordenanza fue presentado por el concejal Orlando Escobar, en el documento se propone entre otras cosas “la creación de un Registro Único de Aspirantes (RUA) donde todas las personas que pertenezcan al colectivo LGBTTTIQ+ tendrían que inscribirse, capacitarse y luego concursar para las vacantes que pudieran surgir dentro del municipio, también aplica para las empresas subsidiadas por el estado o privadas”.

En la sesión Escobar manifestó “que es necesario brindar igualdad de oportunidades a todos y todas los/as Lajiteños/as…”.

En esa línea solicitó que sus pares “piensen en las exclusiones laborales que padecen las personas del colectivo, y pidió a sus pares que consideren la capacitación para que el reducido grupo pueda acceder a trabajos dignos y formales”. La votación se desarrolló de la siguiente manera: el Bloque Justicialista compuesto por Adriana Geréz, Orlando Escobar y Pablo Trejo aprobó el proyecto mientras que los demás ediles, Guillermo Gutiérrez, Juan Escobar y Alejandro Sequeira votaron en contra, Johanna Marcé presidenta del Concejo Deliberante, desempató con un voto negativo.

La periodista local Cintia Mamaní consultó al grupo de ediles que votó en contra y la insólita respuesta fue “que en la Municipalidad ya se encuentran personas de la comunidad LGTB trabajando”.

Por su parte, el precursor del proyecto aseguró que la votación fue más por una cuestión ideológica que no permite ver que se trata de mejorar la calidad de vida de varios/as vecinos/as de Las Lajitas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí