China acaba de dar luz verde a las pruebas en humanos de una posible vacuna contra el coronavirus cultivada dentro de células de insectos, según ha anunciado este sábado el gobierno local de la ciudad suroccidental de Chengdu.

El uso de células de insectos para cultivar proteínas para la vacuna contra el coronavirus, una novedad en China, podría acelerar la producción a gran escala, según ha dicho el gobierno de la ciudad de Chengdu en un aviso en las redes sociales WeChat.

La vacuna, desarrollada por el Hospital West China de la Universidad de Sichuan en Chengdu, recibió la aprobación de la Administración Nacional de Productos Médicos para empezar un ensayo clínico.

Cuando se probó en monos, según reseña el comunicado, se demostró que la vacuna previene las infecciones por SARS-CoV-2 sin efectos secundarios.

Los científicos chinos también lideran las pruebas en, al menos, otra potencial vacuna. Se trataría de la desarrollada por una unidad del Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm), cuyo coste podría alcanzar los 144 dólares por dos dósis.

Vacunas experimentales para grupos de riesgo
Por otra parte, informa Reuters, China estaría administrando a grupos de alto riesgo las vacunas experimentales que se preparan en el gigante asiático contra el Covid-19. En concreto, hasta la actualidad, ninguna candidata a vacuna ha completado todo el calendario necesario para testar su validez.

En palabras de ZhengZhongwei, miembro de la Comisión Nacional de Salud, a la televisión pública el objetivo es incrementar la inmunidad en grupos específicos incluyendo el personal sanitario o las personas que trabajan en los supermercados y los transportes.

En este sentido, las autoridades chinas están abiertas a considerar ampliar el número de posibles receptores de estas vacunas experimentales.

Todo ello, en base a unas directrices que fueron aprobadas secretamente el pasado 24 de junio y que han sido hechas públicas hoy. El medio estatal «Global Times» ha publicado también que en junio se les ofreció candidatas a vacuna a los funcionarios de empresas públicas, que por su labor deben desplazarse por todo el país. De igual modo, Zheng ha asegurado que las futuras vacunas chinas tendrán un precio «próximo» a los costes de producción. ABC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí