Algunos empleados municipales perciben sueldos por debajo de la línea de indigencia, mientras el jefe comunal hace desaparecer millones de pesos.

Uno ve lo que ganan los empleados municipales de Joaquín V. González y le dan ganas de llorar.
Un sereno cobra $6.300 pesos. El que realiza el mantenimiento de la Terminal de ómnibus, $6.460. El encargado del mantenimiento de la plazoleta Romero cobra $3.570. Lo mismo cobra el encargado del mantenimiento de un museo. Quizá algún lector podría pensar que son semanales pero no todos estos haberes son mensuales.

Hay un barrendero que cobra $510 pesos por mes (menos de lo que cobraría una empleada doméstica contratada por agencia, por cuatro horas).

El que más cobra llega a los 12 mil por mes. Dan ganas de abrazarlos a todos.

El contraste no puede ser más grande: mientras estas personas cobran sueldos de indigencia, el intendente no para de llenarse los bolsillos.

Una buena: Concejales de la ciudad de Joaquín V. González quieren destituir al jefe comunal Juan Domingo Aguirre por no dar cuenta de un manejo millonario de plata.

Este miércoles, con la firma de los concejales Macarena Navarro, Ana Silvia Sarmiento y Juan Pablo Cuéllar se emitió una resolución para comenzar el juicio político en contra de Aguirre.

Según el diputado Sergio Chiban: “Tras crearse la comisión investigadora en el Concejo Deliberante, prestaron declaración los Secretarios de Hacienda, Gobierno y Acción Social, quiénes indicaron que en 2019 recibieron en concepto de canon por Salta Forestal $34 millones, de los cuales $9 millones de utilizaron para gastos corrientes, aunque sólo hay comprobante de ello por $4 millones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *