Este audiovisual breve salteño, compite en la categoría Mejor Cortometraje Nacional en la primera edición del festival. La directora y autora del guión es Alodia Valdez Kao, es licenciada en Publicidad y actualmente estudiante de Realización Cinematográfica en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc) NOA.

El documental es una miscelánea de anécdotas frescas e inocentes. “Cuando iba a primero o segundo grado nuestra mayor aspiración era que la maestra nos designe para tocar la campana para salir al recreo (…). Era una alegría para mí llegar a mi casa y contarle a mi mamá que la maestra me había elegido para tocar la campana”, compartió Luis. “24 horas sonaba el cablecarril (…), pero cuando sonaba el silbato es porque algo estaba pasando”, aportó Clelia. Y es el prólogo para la tragedia que se cernió sobre ellos. “Todo aquello en 1979 se tuvo que cerrar, porque decían que no tenía rédito”, sintetizó Antonia. “Cuando cerraron La Casualidad, cuando nos vinimos, era una cosa que decíamos nunca más. Uno chico, uno joven, cómo iba a hacer para decir: ‘Yo me quedo’. Te desaparecían si hacías eso”, comentó Nora. “Camiones empezaron a cargarse con las cosas que cada uno tenía en su casa y subieron las familias a venirse y aprender a vivir en otro lugar”, señaló Clelia. “Mandaron la gente de La Casualidad en el tren con todas sus pertenencias a Salta Capital y había gente que no sabía adónde iba a ir, porque no conocía. Fue un desarraigo muy grande”, describió Antonia. Y quizá sea esa la mayor virtud de este cortometraje, mostrar los otros tipos de exilio a los que sometió el proceso a los argentinos.

Grabado en pandemia

Los diez minutos que dura el cortometraje son el producto de ocho horas de grabación durante las cuales los protagonistas no tuvieron contacto entre sí. “Aquí en Salta se había aprobado un protocolo para que aplicaran los realizadores audiovisuales, bastante riguroso. Nosotros lo cumplimos puntualmente, porque además las personas involucradas, por su edad, pertenecían a un grupo de riesgo”, comentó Alodia.

Acompañaron a Alodia en la realización de esta obra en asistencia de dirección: Luz Valdez Kao – Janina Valdez Kao, producción: Carlos Valdez – Lihue Kao, direccion de fotografia: Nadir Corzo. Los operadores de cámara fueron: Cintia Galean – Pablo Ruiz, operadores de drone: Eduardo Mario di Tata – Max Taverna, la direccion de sonido estuvo a cargo de Julian Gonzales y el montaje fue de Pablo Nieto.

PROTAGONISTAS (Centro de Azufreros de Mina La Casualidad)

Anita Azucena Rios
Antonia Moscoso
Clelia del Carmen Avalos
Nanci Acebo
Nora Gallegos
Luis Alfredo Pereyra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *