Un hombre de 51 años fue condenado a 18 años de prisión efectiva por diversos actos de abuso sexual en perjuicio de una de sus hijas. Será registrado en el Banco de Datos Genéticos.

El fiscal penal 2 de Metán, Gonzalo Gómez Amado, representó al Ministerio Público ante la Sala II del Tribunal de Juicio de ese distrito, en la audiencia de debate contra un hombre de 51 años, acusado de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia (tres hechos) en concurso real con el delito de abuso sexual simple reiterados agravados por el vínculo y la convivencia.

La madre de la menor radicó la denuncia en enero de 2019, al tomar conocimiento de lo que sucedía a partir de un mensaje que le envió el acusado a su hija con lenguaje inapropiado.

El acusado sometió a tocamientos y accedió carnalmente a su hija aprovechando la ausencia de su madre por cuestiones laborales.

El juez Sebastián Fucho le impuso una pena de 18 años de prisión de cumplimiento efectivo y en el mismo fallo, se dispuso además que se le extraiga material genético por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *