Por: Teresita Frias 

Casi tres años y medio después de la denuncia, el ex edil será juzgado por abuso sexual simple en perjuicio de una menor de 14 años. Sin embargo, este tiempo  visibilizó un sistema de violencias por parte de la justicia y la política que intentaron proteger los delitos por los que Ledesma se sentará nuevamente en el banquillo de Tribunales este martes.

El día que la madre de (por ese entonces) una niña menor de edad denunció a Raúl Ricardo Ledesma formalmente no imaginó que aquel acto se multiplicaría en relatos de otras víctimas. Cuando se hizo público hubo otra mujer que emergió con una historia a través de las redes: “mi hija también fue víctima de este hombre”.

“Durante la pericia psicológica que se le realizó desde el Ministerio Público Fiscal fueron recabados elementos que demostraron la existencia de un comportamiento psicopático, evidenciando que el acusado puede ocasionar daños a terceros como a él mismo, también se observó que posee una disociación de la imagen de la mujer, quiere decir que él tiene la figura de una mujer inalcanzable y a la vez otra, una mujer vulnerable, sumisa, por otra parte el imputado intelectualiza el concepto de empatía pero no lo siente”, resaltó la licenciada en psicología Roxana Alemán una de las peritos que analizó al hombre en la primera jornada del juicio oral y público. Aquellos testimonios se presentaron también en la etapa de instrucción para apoyar las declaraciones de las víctimas. Hasta sumaron elementos probatorios que implicaban más a Ledesma que también ejerció grooming en contra de una de las menores, screenshots, y audios de WhatsApp fueron evidencias de una de las víctimas aportadas al expediente y exhibidos durante el juicio donde contó que por un largo tiempo fue hostigada y acosada por el ex concejal.

Los ritmos de la justicia son distintos a los del decir feminista

La denuncia formal por abuso sexual en perjuicio de una menor fue en agosto de 2017, el acusado a lo largo de la investigación declaró tres veces, en septiembre de 2017 se lo imputó. A partir de entonces, expresado por la madre de la víctima y por su psicóloga durante la audiencia: “empezó una pesadilla para la adolescente, burlas en el colegio, una ‘campaña de desprestigio’ en contra de ella y toda su familia”, quienes estaban encargados de llevar a cargo tamaña tarea eran parte de la bancada del PRO Metanense, y Romina Barboza, amiga y principal cómplice de los aberrantes hechos.

Barboza fue la figura mencionada durante todo el juicio pero paradójicamente, no fue citada a declarar. Según Martínez, abogado defensor: “es ponerla en una situación incómoda porque es la madrina de la víctima”. Por su parte la querella en la figura de Marcelo Salazar aseguró: “Romina Barboza quedaría expuesta ya que mintió, si se presentaba a declarar iban a solicitar un careo con la madre de una de las víctimas y quedaría involucrada en un proceso penal por falso testimonio”, dichos que reforzó el Fiscal Gómez Amado al ser consultado.

“Cuando llegó a mi consultorio, la menor presentaba indicadores que podrían asociarse con haber sufrido un abuso, era introvertida, ese año se llevó materias, estaba angustiada, tenía trastornos alimentarios que claramente se podían ver en su aspecto físico”, declara Carolina Martínez, psicóloga de la adolescente. También resalta que “la menor sufrió muchísimo el bullying en las redes sociales ya que la desprestigiaban y ponían en duda el ataque de Ledesma”.

El juicio, que luego de postergaciones y con justificaciones por parte de la defensa como “que la hija menor del acusado necesitaba de la presencia de su padre porque se había enfermado”, al fin empezó el martes 22 y quien preside esta audiencia es Carolina Poma Salvadores, será la que juzgará a Ledesma. Si bien el ex concejal dijo que “sí iba a declarar”, finalmente no lo hizo.

Una Fiscala denunciada por trafico de influencias 

Ana Ines Salinas Odorisio (muy allegada a la diputada del PRO Gladys “Pichona” Moisés) fue denunciada por una de las madres de las menores que declaró ante Cámara Gesell, la mujer denunció que la fiscala maltrató verbalmente a la niña al salir del sistema de circuito cerrado “sos una mentirosa, estás mintiendo vociferó señalándola con el dedo índice a mi hija y luego la amenazó diciendo ‘que las declaraciones de las dos menores no coincidían’, que las iba a llamar a declarar de nuevo y mandar a hacer tratamiento psicológico”, declaró ante la jueza y además recordó que “inmediatamente la denunció, pero hasta el momento no hubo ningún tipo de actuación al respecto”.

Una fuente asegura que Moisés tuvo mucho que ver en el cargo que tenía por ese entonces el marido de Salinas Odorisio en el PAMI, indicó que la actual diputada macrista era titular de esa entidad en esa época.

A pesar de que hayan pasado los años se sigue afianzando la teoría inicial: “la política estaba digitando el caso”. Otra de las “llamativas casualidades” es que Edgardo Martínez cuñado de la diputada Moisés, es el actual abogado defensor de Raúl Ricardo Ledesma.

A pesar de todas las pruebas aportadas a la causa, la legisladora metanense brindaba declaraciones ante la prensa asegurando la inocencia del acusado al punto de “poner las manos en el fuego por él”, es que esos 1.500 votos que la consagraron como flamante diputada venían justamente la lista colectora que el imputado encabezaba.

El caso Ledesma desnudó cómo cuidan a los políticos en el interior  salteño: “a la primera persona que le conté que Ricardo me acosaba era a la profesora Nancy Jaime, pero ella me respondió que ‘no podía hacer nada porque se postulaba como concejal e iban a competir'”, manifestó otra de las menores.

Resulta que Ledesma nunca fue removido de la banca y Jaime (actual concejala del FPV, y en se momento par del acusado) impulsó un proyecto de “suspensión” pero al momento de votar la mujer votó “expulsión”, era ilógico que la mujer vote en contra de su propio proyecto, algo que en el 2.018 se pensó cómo un grave error de Jaime, actualmente con todas las declaraciones en juicio cobra otro tenor, evidentemente Ledesma estaba cuidado por sus pares.

Pero ya no hay vuelta atrás, en esta etapa del debate oral, Carolina Poma Salvadores escuchará todos los testimonios y será quién decida que pena le cabe a este hombre cuidado por todo el sistema político de Metán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *