La decisión está tomada, las elecciones provinciales 2021 se realizarán durante el primer semestre y desdobladas de los comicios nacionales. El Gobierno podrá preservar así la convivencia de sectores de Cambiemos y del FDT.

Es un hecho, lo confirmó el Secretario General de la Gobernación. En mayo serán las elecciones provinciales en las que se elegirán 12 senadores y 30 diputados provinciales, 1 intendente (Aguaray) y 343 concejales, con el sistema de Voto Electrónico. Con las PASO suspendidas, será sólo una la concurrencia antes de junio y luego vendrán los turnos de las elecciones nacionales, hasta ahora en agosto y septiembre, si el Congreso no deroga o suspende las PASO nacionales.

El desdoblamiento de las elecciones deja sin efecto una de las premisas expuestas como argumento a la hora de suspender las PASO provinciales, es decir la necesidad de la menor concurrencia posible a las escuelas en tiempos de pandemia.

También, por cierto, se desoye lo planteado hace cinco años por la  Cámara Nacional Electoral (Acordada 100/2015) en la que se dirigen al Congreso de la Nación y al Poder Ejecutivo Nacional y a los Ejecutivos provinciales para que, consideren “consolidar la integridad de los procesos electorales”, es decir que exhortan a la unificación de los procesos electivos como una manera de garantizar derechos universales vinculados al sufragio.

Por el contrario, en Salta, el oficialismo se jacta de separar las elecciones provinciales de las nacionales, en las que sólo se elegirán tres diputados nacionales. Lo hacen bajo un argumento netamente resultadista y hasta especulador, el propio Matías Posadas lo dejó claro al indicar ante la prensa que durante las elecciones 2019 el Frente de Todos quiso nacionalizar las elecciones provinciales y le fue mal.

Es claro que cualquier Gobierno querrá valerse de todas las herramientas de las que dispone para hacerlas jugar en su favor, una de ellas es la ley que le da al Gobernador la facultad de definir la fecha de elecciones.

Sin embargo, el saencismo tiene una razón aún más fuerte para desdoblar las elecciones, tiene que ver con la necesidad de quedar bien con el macrismo y el “albertismo” al mismo tiempo. De ahí surgen las definiciones del Secretario General de la Gobernación, Matías Posadas cuando manifestó que el frente electoral saencista es netamente provincial y no tiene una expresión política en lo nacional.

Basta ver la incidencia sostenida del saencismo en el PRO para darse cuenta que la pretensión es seguir cobijando en el calor oficialista a la versión salteña del Partido de Mauricio Macri, aunque esto pueda motivar la intervención del PRO nacional al distrito Salta.

Poco parece importarle esto a los “camporistas” del PJ salteño, como lo son Emiliano Estrada y Marcos Vera, integrantes de la Comisión de Acción Política del justicialismo provincial que lidera el superministro saencista, Pablo Outes.

Por esta versatilidad se explica en parte la necesidad del desdoblamiento (o adelantamiento respecto a la nacional) de las elecciones provinciales.

Opinorte (PRA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *