Será el primer presidente en la historia de los Estados Unidos en ser acusado dos veces. Se lo acusa de “incitación a la insurrección”. “Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación”, dijo Nancy Pelosi.

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó el inicio de un segundo juicio político al presidente Donald Trump, por 232 votos positivos, 197 en contra y cuatro abstenciones; una decena de legisladores republicanos votaron a favor del impeachment.

La resolución de juicio político acusa a Trump de un solo artículo, “incitación a la insurrección”, por su papel en el motín mortal del Capitolio de la semana pasada.

Luego de que el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, descartara invocar la 25ª Enmienda de la Constitución para destituir al presidente, tras la toma del Capitolio por sus partidarios, quedó allanado el camino para un nuevo juicio político contra el mandatario republicano, el primero en la historia de ese país en ser acusado dos veces ante el Senado.

La líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, exigió que curse el juicio político a Trump en la última semana de su presidencia, calificándolo de “peligro claro y presente” para Estados Unidos por incitar a una “rebelión armada” en el Capitolio.

“Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación”, dijo la poderosa legisladora demócrata durante el debate sobre un nuevo proceso contra Trump, el segundo en esta administración, por “incitación a la insurrección”. “Desde la elección presidencial de noviembre, una elección perdida por el presidente, (Trump) mintió repetidamente sobre el resultado” buscando sembrar dudas sobre el proceso electoral, dijo Pelosi.

Además “inconstitucionalmente procuró influir en funcionarios estatales” para anular la victoria de Biden, afirmó.

Toma del Capitolio
Los demócratas acusan a Trump de animar a sus seguidores, durante un acto el 6 de enero, a irrumpir en el Congreso para oponerse a la certificación de la victoria electoral del demócrata Biden. La invasión del Capitolio dejó cinco muertos y conmocionó al país.

Temerario e insensato

Aunque un puñado de republicanos, encabezados por la congresista Liz Cheney, se sumó al pedido de juicio político, la mayor parte de los legisladores de ese bloque insistió en que el impeachment es “temerario” e “insensato” en este momento, publicó el diario El País. Y si bien el líder republicano en la Cámara baja, Kevin McCarthy, culpó al presidente del ataque al Capitolio, se opuso a la acusación por considerar que ahondará las divisiones en el país. Por su parte Trump rompió el silencio para pedir a sus seguidores que no haya violencia en futuras manifestaciones.

Impeachment

La decisión de la Cámara abre la vía a la apertura de un impeachment en el Senado, donde los demócratas necesitan dos tercios de los votos para enjuiciar al Presidente. El líder republicano en ese cuerpo legislativo, Mitch McConnell, dijo que este se celebrará después de la ceremonia de toma de posesión de Joe Biden el 20 de enero, cuando Trump ya haya dejado el poder.

El líder republicano no tomó una decisión sobre cómo votará, pero ya hay varios senadores de su partido que se han posicionado a favor de la destitución, y versiones publicadas por medios como Fox News y The New York Times dicen que McConnell se inclinaría por la destitución.

Trump y su primer juicio político

Dominada por los demócratas, la Cámara de Representantes lo acusó de presionar al Gobierno de Ucrania para que investigara a Joe Biden en diciembre de 2019.

En un proceso rápido y que nunca tuvo chances de triunfar, fue absuelto por el Senado, de mayoría republicana a inicios de 2020.

A diferencia de ese juicio político, esta vez los tiempos serán más rápidos y se espera que no haya una larga investigación ni extensas audiencias públicas con testigos.

Mientras que el inicio del juicio político del año pasado no contó con el apoyo de ningún congresista republicano, al menos cinco ya anunciaron su intención de romper con la línea del partido y sumarse a los demócratas, con los que coinciden en que Trump es un peligro para la democracia, incluso en su última semana en el cargo. BAE NEGOCIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí