Pasada la medioanoche, San Juan tuvo una réplica del terremoto que sacudió a gran parte del país a las 23.46. El epicentro fue a 274 kilómetros de profundidad cerca de Caucete, la pequeña ciudad sanjuanina que fue devastada por un movimiento telúrico ocurrido el 23 de noviembre de 1977.

Según el Servicio Informativo del Gobierno de San Juan, técnicamente se trató de dos terremotos, uno registrado a las 6:26 de magnitud 6,6 con epicentro en el sector noreste de le sierra de Pie de Palo; que ofició de disparador de un segundo movimiento que se produjo 20 segundos después, con una magnitud de 7 e intensidad IX según la escala Mercalli Modificada. El epicentro se localizó en el extremo sudeste de la misma serranía a una profundidad de 25 kilómetros.

Los mayores problemas edilicios se registraron en los departamentos más próximos a la zona del epicentro, como Caucete, 25 de Mayo y 9 de Julio, particularmente en las construcciones de adobe. Al igual que en los sismos anteriores, ocurrieron fenómenos de licuefacción de suelo, al este del valle del Tulum y valle del río Bermejo.

De acuerdo a la mencionada fuente, la fuerte sacudida que duró 20 segundos ocasionó daños importantes en medio centenar de bodegas. Cuatro escuelas se derrumbaron por completo y otras 10 registraron daños de consideración que dieron lugar a la clausura del ciclo lectivo por parte de las autoridades educativas.

“Se originaron cráteres y volcanes de arena, derrames laterales con violentas salidas de agua y se abrieron extensas grietas en el suelo que en algunos sectores alcanzaron al metro y medio de profundidad”, recordó el servicio informativo sanjuanino y agregó que “la red vial fue enormemente afectada, al igual que la red de riego y drenaje y la infraestructura ferroviaria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *