Según las primeras informaciones a las que tuvo acceso este medio, Martín Olivera era intensamente buscado desde hace un mes por intentar matar a su mujer con un arma blanca.

Hoy la Brigada de Investigaciones pudo dar con el prófugo en una finca llamada Horcones cerca de Rosario de la Frontera.

Asimismo, fuentes cercanas a la fiscalía aseguran que “la brigada si estaba buscándolo, que nunca desistió del rastrillaje, que lo que informó la madre de la victima no era correcto”.

AMPLIAREMOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *