Los pequeños productores de la zona norte de la provincia denunciaron que pese a que se declaró la Emergencia Agropecuaria con retroactividad al 1 de octubre de 2020, hasta el momento la asistencia brindada es insuficiente. Por decreto nacional y provincial, la emergencia se extiende hasta el 30 de septiembre de este año.

El reclamo lo hizo la dirigente campesina de la Coordinadora Zonal de la Ruta 81, Lucía Ruiz, quien tiene su puesto en Morillo, ciudad cabecera de Rivadavia Banda Norte. Afirmó que en la entrega que se realizó la semana pasada, a cada pequeño productor le llegó una bolsa de 50 kilogramos de soja. El producto proviene de los decomisos de granos que realizó la Justicia Federal en la zona de frontera, y que se encuentran retenidos en las causas que se iniciaron por presunto contrabando. El convenio para la entrega de esta mercadería fue firmado entre el Ministerio Público Fiscal de la Nación y la provincia.

“A lo sumo eso te alcanza para dos o tres días si tenés unos 20 chanchos”, dijo la campesina. Ruiz como los demás pequeños productores de la zona tiene por objetivo recuperarse de la sequía que se arrastra desde 2019 y que generó una pérdida importante de su producción. Algunos especialistas señalaron que de hecho esta última es la peor sequía registrada en 40 años. Si bien inició la época estival, en el extenso chaco salteño hay zonas en las que llovió, pero otras en las que “no cayo ni una gota de agua”. Esto impide a los pequeños productores contar con algo de forraje propio para los animales, que en muchas ocasiones mueren de sed y hambre.

En la zona donde Ruiz se encuentra son 800 los pequeños productores relevados para recibir la asistencia. “Pero hace un poco de ruido qué pasó con la emergencia agropecuaria que se declaró. Tenemos entendido que hay fondo para eso ¿O será que no?”, dijo Ruiz. Afirmó que las familias campesinas aún cuentan con vacas que no se terminan de recuperar de la sequía por lo que se debe contar con forraje y otros suplementos para recuperarlas, dado que “están caídas”.

El problema es que mientras perdieron la producción, la compra de maíz por parte de los campesinos se hace casi imposible. “En la zona una bolsa de 40 kilos de maíz está a 1400 pesos, y por lo menos necesitás unas 10 bolsas para el mes”.

“El gobierno tendría que haberles puesto más fichas a los pequeños productores. Pero hay un desastre que viene haciendo con el tema de la deforestación que es la que genera la sequía”, indicó la campesina al describir las dos facetas de un mismo problema que los termina perjudicando.

Mónica Burgos, del Frente Nacional Campesino (FNC), también cuestionó la política de la provincia. Pues insistió en que la asistencia que debía entregarse desde el año pasado tras la declaración de la emergencia agropecuaria está llegando de a poco y recién en 2021. Cuestionó además el hecho de lo entregado sea solo mercadería decomisada.

“Hace dos semanas atrás entregaron en el departamento San Martín 3 bolsas de maíz y 1 de girasol a cada productor”, contó a Salta 12 al sostener que la esperanza de salvar la producción era con una ayuda que esperaban el año pasado. Añadió que ante los requisitos que se solicitan para poder acceder al registro de quienes serán asistidos, muchos desistieron de inscribirse.

La respuesta de la provincia

Al ser consultado, el director de Ganadería de la provincia, Ignacio Chavarría, indicó que “estamos pudiendo cargar de a poco” la asistencia que se lleva al interior de la provincia. Confirmó que la mercadería repartida es aquella que fue decomisada por la Justicia federal y que se encuentra en el marco de causas que investigan el delito de contrabando.

La idea es comprar más granos desde la provincia pero el precio es alto y hay poca disponibilidad. Además en estos meses el precio es el más caro del año”, añadió el funcionario. Agregó el hecho de que el precio internacional subió, por lo que incide en el precio en el mercado interno.

“Asistimos a los productores desde noviembre y es un esfuerzo grande el que venimos haciendo”, explicó. Ante los reclamos por las demoras en la entrega de la asistencia, afirmó que “hubo un momento que tuvimos complicaciones con rotura de camiones, cortes de ruta, y problemas de lluvias para que vuelvan camiones por las zonas de campo”, dado que los caminos se vuelven intransitables ante las lluvias.

Según la última información del gobierno provincial, la semana pasada “105 productores de la localidad de Pluma de Pato (en Rivadavia), recibieron más de 600 bolsas de maíz para paliar la sequía registrada. En tanto, este miércoles se llevó a cabo el operativo de entrega en la localidad de Morillo. En la ocasión 500 productores recibieron 1200 bolsas de soja y en la localidad de Capitán Juan Pagé (Rivadavia), 35 pequeños productores accedieron a 240 bolsas de maíz, todos elementos decomisados por la Justicia Federal”. Página 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *