Según confirmaron en FM Profesional, se derrumbó parte del techo del convento San Bernardo, uno de los edificios más históricos que tiene Salta. Todo se habría producido por una filtración de agua.

Diego Ashur, subsecretario de Patrimonio Cultural, confirmó el daño ocasionado e informó que todavía no la pueden arreglar porque es un monumento histórico y no se puede modificar sin los permisos correspondientes.

El funcionario contó que debido una filtración de agua que ya se reparó, el cielo raso se rompió. Explicó que se trata de un edificio muy antiguo y por ello comenzaron a analizar las posibles soluciones junto a la Secretaría de Obras Públicas y la Comisión de Preservación.

Una de las propuestas es reemplazar las maderas del techo que no están en buen estado, pero para evitar arruinar la decoración arquitectónica, el Gobierno contrató a una especialista en arte decorativo que llegará a Salta, el próximo 11 de marzo. QPS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *