El adolescente que ideó un sistema de riego mostró el fruto de su esfuerzo

“Rodrigo cosechó más feliz. Su trabajo fue reconocido, destacado y admirado”, contó el rector de la escuela a la que concurre el adolescente. Dos grandes remolachas en sus manos, son símbolo de que esforzarse vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.