Nigeria es uno de los países más homofóbicos del mundo. Los activistas LGBT+ no se dan por vencidos

El youtuber Victor Emmanuel sabe de primera mano lo dura que es la vida para las personas que son abiertamente homosexuales en Nigeria, donde las relaciones LGBT+ e incluso las muestras de afecto entre personas del mismo sexo son ilegales.

El año pasado fue secuestrado por siete hombres que lo chantajearon, extorsionaron y torturaron durante dos días en un ataque que desde entonces lo ha dejado mirando constantemente por encima del hombro. “Es vivir con el temor de un posible asesinato o encarcelamiento por lo que literalmente soy. Constantemente tienes que explicar tu existencia”, dijo Emmanuel, quien abandonó la universidad después del ataque.

Este mes, sin embargo, se unirá a los eventos por el Mes del Orgullo que se realizarán en la ciudad nigeriana de Lagos cuando los activistas se unan para festejar y compartir historias desafiando las leyes y las normas sociales conservadoras que limitan sus derechos y su libre expresión.

“El Mes del Orgullo significa un mes para celebrar mi rareza porque la mayor parte del mes estoy luchando, luchando y rechazando a la sociedad”, dijo Emmanuel, un joven de 24 años que dirige el canal de YouTube “For Fags Sake” sobre cuestiones LGBT+ en Nigeria. “Es cuando realmente puedo sentarme y celebrar”.

Nigeria es un país profundamente religioso, donde muchos rechazan la homosexualidad por ser una “importación occidental corruptora”. En 2014, se promulgó una ley que prohíbe explícitamente el matrimonio entre personas del mismo sexo, que impide no solo las relaciones homosexuales, sino también cualquier señal pública de afecto entre personas del mismo sexo o la pertenencia a grupos LGBT+, con penas de hasta 14 años de prisión.

Vale recordar que el sexo entre personas del mismo sexo es ilegal en más de la mitad de los países africanos, según el rastreador global de derechos LGBT+ Equaldex, aunque Gabón, Kenia y Botswana han despenalizado las relaciones entre personas del mismo sexo en los últimos años.

Pero a pesar de los riesgos, los activistas están presionando para expresarse y exigir un cambio este junio, un mes que está marcado en todo el mundo con manifestaciones y fiestas del Orgullo LGBT+.

Los eventos de este tipo en Nigeria han crecido en número y tamaño en los últimos años, aunque permanecen a puerta cerrada debido a preocupaciones legales y de seguridad. Las celebraciones de este año se centran en el evento Pride in Lagos, de una semana de duración, que incluirá exhibiciones de arte, un concurso de drag y un baile.

“Nació de la necesidad de sentir orgullo”, dijo la organizadora del evento, Olaide Kayode Timileyin. “Es recordarle a la gente que existen personas LGBT+ en Lagos”.

Visibilidad creciente

Si bien no ha habido condenas en virtud de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, los grupos de derechos y los activistas LGBT+ dicen que sanciona efectivamente los abusos de las personas de la comunidad y ha animado tanto a los agentes de policía como al público a llevar a cabo agresiones.

La legislación equivale a “violencia estatal cuidadosamente construida” que “exacerba la queerfobia y nos impide tener una comunidad”, dijo Kayode Ani Somtochukwu, fundadora de Queer Union for Economic and Social Transformation (QUEST).

En 2018, un grupo de 47 hombres fueron arrestados y luego acusados de presuntamente unirse a un club gay, en un caso que provocó protestas internacionales y fue ampliamente visto como una prueba de la ley. Los hombres dijeron que estaban en una fiesta de cumpleaños y que un juez desestimó el caso debido a la “falta de un procesamiento diligente”.

Pero las personas LGBT+ son cada vez más vocales y visibles, con Internet brindando un espacio para películas, programas de entrevistas y sitios web consideradas un espacio seguro. Dado que los grupos de derechos tienen prohibido registrarse formalmente como organización bajo la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, la mayoría de los grupos de organización y apoyo tienen online.

Optimismo pese a la homofobia rampante

Hay pocas posibilidades de que la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo sea derogada en un futuro previsible debido a la falta de apoyo de los legisladores, explica Obinna Okoronkwo, abogada del bufete de abogados Templars. “La única acción que puede derogar esta ley es un acto de la asamblea nacional”, dijo.

Las encuestas sugieren que las actitudes están cambiando lentamente en el país, aunque la hostilidad sigue siendo algo habitual, y los activistas dicen que la creciente visibilidad en Internet está ayudando a generar aceptación entre las generaciones más jóvenes. Alrededor del 60% de los nigerianos dijeron que no aceptarían a un miembro de la familia que sea LGBT+, frente al 83% en 2017, según una encuesta de 2019 encargada por el grupo de derechos nigeriano Iniciativa para la Igualdad de Derechos (TIER).

Tres cuartas partes de los encuestados dijeron que apoyaban la ley de prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, cifra que se ha reducido en un 12% en cuatro años.

Los activistas siguen esperanzados por el cambio, y el youtuber Emmanuel dice que espera ver una “liberación queer” en unos años. “Antes de que organizáramos las marchas, muchas personas creían que no podían suceder”, agregó Somtochukwu. “Todavía estamos en las etapas iniciales, pero si no luchamos por nuestros derechos nada va a suceder”.

Fuente: Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *