A 4 años del primer Ni Una Menos: las deudas pendientes hacia las mujeres

La primera marcha multitudinaria en 2015 fue fruto de la consolidación de años de una militancia diversa y plural por los derechos de las mujeres sumada al grito de miles de mujeres cansadas de la violencia machista. Si bien su expresión más feroz son los femicidios, la discriminación por razones de género se expresa día a día de múltiples formas.

La brecha salarial, la dificultad para lograr espacios de jerarquía en partidos políticos, la imposibilidad de tener autonomía sobre sus propios cuerpos y ejercer sus derechos sexuales y reproductivos, los travesticidios, el abuso sexual y la sobrecarga del trabajo doméstico en los hogares son algunas de sus manifestaciones.

Mañana, lunes 3 de junio, se concretará en Argentina la cuarta marcha Ni Una Menos en reclamo del fin de las violencias sexistas y económicas y la legalización del aborto, que se replicará en distintos lugares del país.

En Salta, la concentración se hará en el mástil de la plaza 9 de Julio, a las 17.30. Convoca el movimiento de mujeres, organizaciones gremiales, barriales y partidarias.

Ni Una Menos -NUM- por violencias sexistas, económicas, racistas, clasistas a las identidades vulneradas; aborto legal ya, y abajo el ajuste del gobierno y el FMI es la consigna 2019 difundida desde la organización.

Organizaciones sociales, de mujeres, feministas, estudiantiles, partidos políticos, dirigentes de distintos sectores y personas autoconvocadas comenzarán a reunirse en Buenos Aires, en la esquina del Congreso, a partir de las 16 para comenzar a marchar a las 18.

Sin dudas, se han logrado avances en los últimos años en nuestras leyes y en las políticas públicas dirigidas a la igualdad género. El Plan Nacional de Acción impulsado por el Instituto Nacional de las Mujeres, la sanción de la ley de paridad a nivel nacional y la creación de los registros públicos de femicidios ilustran estos avances.

Sin embargo, la Argentina sostiene a la fecha una tasa de femicidios similar a la de 4 años atrás. Los registros de femicidios e investigaciones en base a fuentes sanitarias indican que, en promedio, una mujer, adolescente o niña es asesinada cada 30 horas por la violencia machista en nuestro país. Eso sin contar a las víctimas de femicidio vinculados y sus víctimas colaterales: los niños y niñas que quedan despojadas de sus madres.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*