El fiscal penal 2 de Metán, Gonzalo Gómez Amado, imputó este sábado a Víctor Miguel Olivera como autor del delito de estafa – defraudación especial, en perjuicio de un comerciante de esa ciudad.

Según consta en la denuncia, el damnificado fue contactado en el mes de marzo por el acusado a través de Facebook. Le dijo que quería comprar los productos de iluminación que ofrecía, para revender y continuaron con las negociaciones vía Whatsapp. Finalmente la operación no se concretó.

En el mes de junio, ante una nueva publicación del damnificado, se contactó nuevamente el acusado pero desde otro perfil y usando el mismo número de teléfono. Luego de las negociaciones, le solicitó mercadería valuada en más de 70 mil pesos, la que sería buscada por un remis y acordaron el pago mediante transferencia bancaria.

Antes de que llegue el remis a buscar los productos, el acusado le envió una impresión de pantalla de un supuesto mail que le envió el banco, confirmando la transferencia con sus datos, por lo que confió y entregó la mercadería.

Luego pudo comprobar que no se había depositado el dinero en su cuenta y le reclamó al comprador, quien usó diferentes excusas.

Los efectivos de la Brigada de Metán iniciaron una minuciosa investigación y lograron identificar a Olivera, quien usaba un nombre falso y con orden de allanamiento solicitada por Gómez Amado al Juzgado de Garantías en turno, se ingresó en el domicilio de barrio Nuestra Señora del Carmen de esa ciudad.

Cumplida la medida, se produjo la detención de Olivera y el secuestro de mercadería cuya procedencia no pudo explicar y dinero en efectivo, entre otros elementos de interés para la causa.

Tras su imputación, Gómez Amado solicitó que se mantenga detenido mientras se completan las distintas medidas solicitadas para el esclarecimiento del hecho.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí