Luego de viralizarse en todo el país la crisis sanitaria en el norte de Salta, el gobernador desmintió esa situación. Además, manifestó que “si estaríamos como Jujuy, tendríamos 10.000 casos”. El departamento San Martín, al frente de los contagios, vuelve a fase 1 hasta el 30 de agosto.

Este fin de semana largo Salta estuvo en el centro de las noticias tras difundirse en medios nacionales el colapso del sistema sanitario en el norte, en el departamento de San Martín, el segundo a nivel poblacional en la provincia. Frente a esto, esta mañana, en el marco del acto en conmemoración del fallecimiento del General José de San Martín, el gobernador Gustavo Sáenz salió a desmentir tal crisis. “El sistema de salud no está colapsado”, afirmó.

“¿Por qué no había un respirador para mi vieja?”
El viernes se viralizó el audio del periodista Gustavo Flores en el que cuenta la situación por la que pasó junto a su madre quien finalmente falleció en sus brazos tras no ser asistida con oxígeno en el hospital de Tartagal. “Hay gente tirada en el piso”, denunció lleno de bronca.

En el marco de los cuestionamientos, Sáenz manifestó esta mañana que “no es cierto, el hospital Perón no colapsó y tengo la responsabilidad de ponerlo en condiciones. Tartagal, por primera vez en la historia, va a tener agua potable y estamos trabajando arduamente en el hospital”.

El COE, por su parte, determinó que el departamento de San Martín, del que son parte las localidades de Aguaray, Embarcación, General Mosconi, Salvador Mazza, Tartagal y General Ballivián volverá a fase 1 hasta el fin de mes mientras el resto de la provincia seguirá en la etapa de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

Sólo 55 médicos en el hospital

El gerente del hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, Juan López, hace unos días había manifestado que solo la mitad de los médicos de aquel nosocomio estaban en funciones, y esperaban con urgencia la llegada de médicos de Salta capital para enfrentar el avance del coronavirus en la zona.

Es por esto que Sáenz visitó General Mosconi el sábado y desde el Gobierno se informó que al departamento San Martín llegarán 7 médicos, 35 enfermeros, 5 ambulancias de alta complejidad e insumos de protección para los profesionales. ¡Siete médicos para todo el departamento mientras solo en el hospital de Tartagal 35 se encuentran de licencia o en aislamiento por ser contacto estrechos de personas con covid!

Cuando se iba, el gobernador recibió insultos y la bronca de las y los vecinos de la zona. Tras el vaciamiento que crece año tras año y que hoy sufre toda la población que está en el foco del contagio en la zona.

“Lo que han traído es una vergüenza, nos falta oxígeno. Acá no hay nada, ni un filtro hay”, le recriminó un vecino de Mosconi. A lo que Sáenz contestó cínicamente: “ahora hay todo”.

Una crisis que se profundiza

La provincia ya superó los 1.000 casos y 20 muertos. Al igual que ocurre en todo el país, en Salta la crisis sociosanitaria avanza.

Frente a esto se necesita de forma urgente centralizar los sistemas de salud público y privado al tiempo que afectar a los que siempre ganan a costa de la salud y la vida de las mayorías populares. Con un impuesto a las grandes fortunas y rentas, empezando por el grupo Macro, los terratenientes del campo y dueños de Ingenios, se podría equipar el sistema de salud. Aumentando el presupuesto para comprar camas de terapia intensiva con respiradores, ambulancias y todos los insumos que se requieren al tiempo que nombrar más personal de la salud con derechos y el pase a planta de todos los contratados. La Izquierda Diario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí