“Rodrigo cosechó más feliz. Su trabajo fue reconocido, destacado y admirado”, contó el rector de la escuela a la que concurre el adolescente. Dos grandes remolachas en sus manos, son símbolo de que esforzarse vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *