Murió la lideresa Wichi Octorina Zamora

La referenta de lucha por los derechos humanos y por la reivindicación del estado de los derechos de las mujeres Wichi murió esta mañana pasadas las 5 luego de batallar una enfermedad. Así lo informó su hija: “Hoy a las 5:36 , Octorina i leiyejh hohnat, dejó la tierra”.

Octorina marcó un antes y un después en el norte argentino luego de su militancia para mejorar los derechos de las personas indígenas la llevara a ser internacionalmente conocida y reconocida.

La integrante de la Asamblea feminista de Salta realizó su última acción a principios de año cuando dio a conocer lo que vivieron siempre las mujeres indígenas que eran cazadas como animales por el hombre criollo.

Por primera vez en la historia de la provincia de Salta, Octorina y un grupo de mujeres del Pueblo Nación Wichí exigieron públicamente que se repare el daño causado por los abusos sexuales cometidos por hombres “criollos” en perjuicio de niñas y mujeres adultas indígenas, una práctica que aún sigue.

El 22 de febrero Zamora entregó formalmente al Ministerio de Seguridad y Justicia de Salta una carta firmada por una treintena de mujeres de la comunidad Misión Kilómetro 2, ubicada en el departamento Rivadavia, en jurisdicción del pequeño pueblo de Pluma de Pato, a casi 400 kilómetros de la ciudad de Salta.

“Las mujeres que suscribimos esta nota hemos sido madres de niños que han nacido fruto de relaciones con hombres ‘criollos’, como se los llama comúnmente por esta zona. Hombres que no pertenecen a nuestra comunidad”, sostienen en la carta. El agravante es que “muchas de esas relaciones no fueron consentidas, y también muchas de ellas sucedieron a una muy temprana edad, en condiciones que hoy reconocemos como claros abusos”.

Sin embargo, lo que más las movilizó es la situación de sus hijos e hijas. “Estos hombres han rechazado su rol como padres dejando toda la responsabilidad a nosotras quienes –como pudimos- llevamos adelante la maternidad en contextos de extrema vulnerabilidad”.

Por eso pidieron al ministro de Seguridad y Justicia, Abel Cornejo, que las ayude a que «se respete el derecho a la identidad de nuestros hijos y se repare el daño causado por los hombres que rechazaron sus responsabilidades como padres”.

La acción de Octorina junto a estas mujeres es una de las consecuencias directas de la agitación que generó en Misión Kilómetro 2 el femicidio, a mediados de enero último, de la niña Pamela Julia Flores, que a los 12 años de edad fue acuchillada por otro adolescente de la comunidad.

Ayer, en el lecho de su muerte, el INAI decidió reconocer su gran lucha que lleva décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *