Rosario de la Frontera: Oídos agradecidos: destruyen caños de escape ruidosos

Desde la Dirección de Tránsito de Rosario de la Frontera se llevó a cabo la destrucción de los caños de escape ruidosos de las motocicletas que tenían en vilo a los integrantes de la comunidad rosarina.

La acción pudo realizarse gracias a los múltiples controles viales en puntos clave de la Ciudad Termal que viene realizando todos los meses Tránsito, en conjunto con la Subsecretaría de Seguridad y Control del municipio.

Carlos Salinas Ponce, director del organismo, recordó a El Tribuno que “es la segunda vez que llevamos a cabo la destrucción de estos caños de escape”.

“En este caso pudo hacerse gracias a los operativos que estuvimos realizando las dos últimas semanas en las cuales se secuestraron un total de diez caños, nueve de motocicletas y uno de otro vehículo”, detalló.

En cuanto a la procedencia de dichos caños, el director informó que algunos eran productos de las picadas que suelen hacerse en la zona de las termas y que se logró detener, y otros, en controles que se hicieron dentro el casco céntrico.

Sobre la destrucción, detalló que con las máquinas de Defensa Civil, se cortaron los caños en varios pedazos. “Hemos llamado al personal para que estuviera de testigo al momento en que se estaba haciendo. Una vez que los cortamos, los llevamos a una chatarrería y allí los aplastaron hasta que quedaron totalmente inservibles todas y cada una de las partes que se cortaron”, dijo.

Ordenanza Nº 3452/20

El funcionario indicó que estas acciones se realizan bajo la ordenanza municipal N§ 3452/20, que regula y controla el sistema de decibeles en la ciudad. “Nosotros nos basamos en la ordenanza N§ 3452/20 que hace alusión a los ruidos molestos y además indica claramente que, aparte de la infracción, el propietario del vehículo, cuando lo vaya a retirar, tiene que sacar ese escape y tiene que dejarlo en la Dirección de Tránsito firmando un acta de entrega”.

Además, aseguró que las extracciones de los caños de escape se hacen en la presencia del propietario. De igual manera, si lo desea, puede estar presente al momento en que se lleva a cabo la destrucción.

Una vez que la motocicleta o el vehículo quedan retenidos, para poder retirarlos, comunicó que “el titular tiene que ir ya sea con los espejos o luces si no tiene y con el escape original, caso contrario no se entregan los vehículos. En definitiva, tiene que estar con el vehículo en condiciones”.

“Además, nosotros ya venimos desde hace tiempo trabajando en conjunto con la Subecretaría de Seguridad y Control con todo lo que tenga que ver con los ruidos molestos. Por ese motivo todos los fines de semana se realizan controles en locales bailables, en barrios donde por ahí ponen la música fuerte y a los vehículos que suelen conducir con la música a todo volumen, y en esos controles también lo hacemos con los caños de escape ruidosos”, sostuvo.

“El objetivo es evitar esa contaminación sonora porque también se trata de ser empático con el otro; hay familias que tienen niños o adultos con TEA (Trastorno del Espectro Autista), hay ancianos enfermos o incluso circulan por los hospitales e iglesias donde aceleran las motos. Hay una falta total de respeto hacia el otro”, dijo.

Propietarios enojados

En la Ciudad Termal las quejas no se hacen esperar en la Dirección de Tránsito ante este tipo de ruidos. Paralelamente, cuando se hacen los operativos de control vial, todos los propietarios de los caños de escape ruidosos suelen enojarse.

Al respecto, Salinas Ponce expresó que “la mayoría de la gente se enoja con nosotros y hasta nos amenaza con denunciarnos. De todos modos, siempre les estamos explicando que esos elementos están prohibidos; es más, este tipo de caños se usan a lo sumo para competición, porque el único fin es el de hacer ruido porque ni siquiera le da potencia a la moto o al auto”.

Finalmente, el director pidió a la comunidad que “a la hora de circular tenga sus vehículos en condiciones, que usen el casco o cinturón y, sobre todo, que tengan en cuenta que vamos a seguir con los operativos de control, incluidos los test para detectar alcohol en sangre”.

“Queremos que la gente entienda que estos controles los hacemos por dos cosas: por prevención y por educación y no para hacer infracciones y cobrar multas”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *