Tragedia en Escobar: le dejó a su hija a la niñera, la encontró muerta

La muerte de una nena de 3 años después de intoxicarse por inhalación de monóxido de carbono conmociona a la localidad bonaerense. En medio del dolor, la familia acusa por la tragedia a la niñera, una joven de 28 años que se suponía que debía cuidarla.

Todo sucedió en una vivienda de la calle Yatasto, entre Nigromante y Tatán, en la localidad de Loma Verde, de ese distrito del norte del Conurbano, Allí Sofía (la menor fallecida) dormía una siesta junto a su hermana de tan sólo 11 meses de vida.

Ambas menores estaban al cuidado de Soledad R., la niñera de las dos chiquitas. La madre de las nenas denunció que la mujer que debía cuidarlas cerró la puerta de la habitación que tenía un calefactor encendido y que las dejó allí durante cuatro horas, desde las 14 a las 18, sin supervisión.

El funcionamiento deficiente del calefactor hizo que, por la nula ventilación del lugar, se fueran intoxicando lentamente con monóxido de carbono, un gas altamente tóxico que es considerado un «asesino silencioso» porque no tiene olor, sabor, ni irrita los ojos ni nariz y produce un efecto letal: se instala en la sangre y deja sin oxígeno al cerebro y el corazón.

Si una persona está consciente en el momento en que comienza a intoxicarse, puede experimentar cansancio, debilidad, somnolencia y confusión; seguido de aceleración del pulso, vómitos y dolor de cabeza. Sin embargo, Sofía dormía profundamente y al no ser supervisada durante horas, nadie detectó lo que sucedía.

Cuando fueron a revisarlas, ella y su hermana habían inhalado el gas y fueron trasladadas al Hospital Erill de Escobar. Los médicos lograron estabilizar a la bebé, pero a la mayor de las hermanas no pudieron salvarla. «Sofia, mi bebé de 3 años, falleció en mis brazos luego de cinco paros cardíacos, con el 80% de monóxido de carbono en su cuerpito», expresó con profunda tristeza Carina, la madre en las redes sociales.

Trascendió asimismo una presunta versión de la niñera. Según se dijo, esa tarde la mujer había llevado consigo a su hijo, que el nene se había golpeado al caerse de una escalera y fue entonces cuando dejó solas a las chiquitas, porque salió a pedir ayuda.

Sin embargo, Carina tiene otra teoría sobre la actitud de Soledad. «Estaba en el sillón acostada con el teléfono. Cuando fue a ver a mis nenas, una ya estaba inconsciente hace rato», sostuvo. Y en los días siguientes profundizó con otras acusaciones por cuestiones que vendrían de antes: «Las encerrabas en el baño, las tratabas mal, las dejabas sin comer. Les sacabas la comida para darle a tu hijo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *