La Justicia rechazó la excarcelación de la tercera detenida por el ataque a Cristina

Los abogados de Agustina Díaz insistían con el pedido, pero Marcos Aldazabal, abogado de Cristina Fernández, había señalado que sería “enormemente dañino” para la investigación. Finalmente, el tribunal de alzada confirmó que la joven continuará detenida en el marco de la causa.

Agustina Díaz, amiga de Brenda Uliarte, seguirá detenida en la causa por el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, por decisión de la Cámara Federal porteña, que remarcó la “magnitud del hecho” y su “gravedad institucional” al negar la excarcelación pedida por la defensa de la joven.

La decisión se tomó poco después de escuchar en una audiencia presencial a la querella de la Vicepresidenta, que se opuso a la liberación de la joven de 21 años por entender que sería “enormemente dañino dejarla en libertad cuando aún se investiga su posible participación criminal” en el hecho.

“Matá a quien vos quieras y ocultá las huellas”, recordó el abogado de la querella Marcos Aldazábal, al citar un mensaje que Díaz envió a Brenda Uliarte, su amiga ya procesada como presunta coautora del atentado junto al también detenido Fernando Sabag Montiel, portador del arma con la que intentó asesinar a Fernández de Kirchner la noche del 1 de septiembre pasado.

Este y otros mensajes fueron considerados por Aldazábal como suficiente prueba del peligro procesal que implicaría excarcelarla en esta etapa de la causa, en la cual la fiscalía la imputó provisoriamente como supuesta “partícipe secundaria” y de manera subsidiaria como autora de encubrimiento.

Tras la audiencia presencial que tuvo lugar en el segundo piso de Comodoro Py 2002, la Cámara decidió que Díaz siga detenida, según el fallo al que tuvo acceso Télam.

“Se valora negativamente en esta decisión la magnitud del hecho y la gravedad institucional que éste representa”, advirtieron los jueces Mariano Llorens, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi.

Los tres integran la sala Uno del Tribunal de Apelaciones que por sorteo quedó designada para revisar las decisiones de la jueza federal a cargo del caso María Eugenia Capuchetti, quien había negado excarcelar a Díaz.

Los camaristas ponderaron además que la causa está “en una etapa de recolección de prueba que debe ser asegurada a los efectos de evitar cualquier posible entorpecimiento” en la investigación de lo ocurrido cuando la actual presidenta del Senado de la Nación llegaba a su domicilio del barrio de Recoleta.

Por la mañana Aldazábal, apoderado de la Vicepresidenta junto al abogado José Manuel Ubeira, argumentó que “en este momento excarcelarla sería enormemente dañino para una investigación de esta relevancia”

En ese sentido, los jueces del Tribunal de Apelaciones advirtieron que “se tiene en cuenta el hecho de que pudieran existir personas vinculadas” a la investigación “que aún no fueron habidas, lo que permite presumir que en caso de recuperar su libertad, Díaz podría alertar sobre el curso de la pesquisa”, según la resolución a la que tuvo acceso Télam.

Aldazábal concurrió a la audiencia ante el Tribunal de Apelaciones, que fue presencial y con acceso a la prensa, y dijo que “la participación criminal” de Díaz “puede surgir de mensajes anteriores al hecho dónde ofrece consejos” a Brenda Uliarte

“Puede que haya prueba que ella conoce y nosotros aún no”, agregó Aldazábal y recordó que la joven de 21 años instó a Uliarte a borrar mensajes, entre otros consejos que le daba en sus intercambios.

También evaluó la posible existencia de conversaciones “que hayan ido más allá” y podrían “mostrar alguna participación en la preparación del atentado o directamente partícipe”, algo que se irá dilucidando con prueba aún pendiente, sostuvo.

Díaz amplió el miércoles su declaración indagatoria en el juzgado de María Eugenia Capuchetti y en ese trámite se la imputó por haber intervenido “activamente en la planificación del suceso”, según el texto al que tuvo acceso Télam.

Para ello mantuvo “numerosas conversaciones con Brenda Elizabeth Uliarte en las cuales establecieron el modo de cometer el hecho, dándole consejos y advirtiendo de los peligros que pudieran aparecer y brindó su cooperación con posterioridad al mismo, a partir de promesa anterior, a fin que dicho plan no quede al descubierto”, según la imputación que se le leyó ayer a la acusada en el juzgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.