El senador provincial por Metán, Héctor D’Auría, fue el único que no asistió a la sesión de ayer, que fue definida como “histórica” por muchos de sus pares.

De este modo, el legislador del sur provincial, inauguró otro año legislativo en el que parece dispuesto a sostener una participación más que discreta en el parlamento provincial, al igual que en los años anteriores.

Su casi nulo aporte a la labor parlamentaria no es novedoso. Como diputado provincial fue electo en 2013 y reelecto en 2017. Sus seis años fueron bastante silenciosos en el recinto de Diputados.

En poco más de un año como senador, preservó el perfil en el que poco aporta en el tratamiento de los temas y menos aún, motoriza la demanda que tienen los vecinos de Metán (como los de muchos Departamentos del interior).

Sus horas parecen repartirse más en Tucumán y en Salta Capital que en Metán y su “acción política”, al parecer, se asienta en regalar camisetas a equipos de fútbol o cambiar cheques a quienes necesiten dinero en efectivo, como él mismo contó en más de una ocasión.

En cualquier caso, lo concreto es que frente a un tema tan de fondo como la habilitación de un debate para reformar la Constitución, no se escuchó la voz del representante de un departamento importante como Metán. Opinorte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *