OPINIÓN. El poder político avalado por el poder eclesiástico

  • Por: Bonifacio

La connivencia de la política y la religión es moneda corriente en la sociedad salteña, digo ¿quién detendrá a este poder que avasalla voluntades y se sienten omnipotentes?

El poder que la iglesia católica le otorga al político es insultante para esos feligreses que peregrinan atrás del santo patrono de cada pueblo, cuando los señores políticos van custodiados al lado del santo… ¿se sentirán más cerca de Dios?

Algo que molestó a una porción de la sociedad esta semana fue que en algunos municipios se organizaron fiestas patronales que dejaron en evidencia el amorío que tienen la iglesia y los dirigentes municipales, tanto que se podría suponer que la iglesia se trasladó al palacio municipal… o viceversa.

“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”…

¿El pueblo se merece que estos “Cesars” se apoderen ahora también de sus festejos religiosos? A esta altura no se sabe si son fiestas patronales o fiestas municipales…

Ya se están preparando para las elecciones venideras y usan hasta los santos con tal de figurar y seguir vigentes, esta pandemia mostró la incompetencia con la que se manejan y la bajeza a la que llegan para usar fiestas religiosas para su rédito politico.

No resulta llamativo que la iglesia católica sea complice de estos políticos, claro, si reciben grandes beneficios por apañar lo nefasto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *