El profesional fue identificado como Eduardo Di Lorenzo cardiólogo, matricula 6131, procedente de la provincia de Buenos Aires, y que se encuentra trabajando en el nosocomio desde el 2016. El acto denunciado y que lo tiene como responsable habla de una falta de tacto y empatía por parte del médico, tras un comentario desubicado contra el niño fallecido y su mamá: “NO SE HABRÁ AHORCADO POR SER HINCHA DE BOCA” espetó en medio del dolor de la familia.

La indignación fue inmediata y el rechazo hacia sus palabras fue total. Familiares, hundidos en un profundo dolor, dejaron pasar los días para radicar la denuncia policial contra el profesional y sus formas. Desde el episodio y hasta el momento el profesional con poco tacto no emitió un pedido de disculpas.

Según consta en la denuncia que se realizó el 12 de febrero, el niño sufrió un accidente doméstico donde perdió la vida, y fue atendido por Di Lorenzo junto a un enfermero. Minutos después, ocurrió el episodio que ya tiene pedidos de sumarios en el Ministerio de Salud Pública.

OTROS HORROES DE DI LORENZO

En las últimas horas y tras el estallido del escándalo apareció una nueva denuncia contra el médico y su accionar, por parte de una enfermera del nosocomio. Maria Natividad Morales contó cómo ella y su esposo también empleado del nosocomio, fueron discriminados en una receta por parte de Di Lorenzo, donde escribe de puño y letra: “Se ve que este bicho, también ataca a los feos”.

Maria Natividad cuenta que en septiembre del 2020 su esposo contrajo Covid-19. El 14 o 15 de septiembre empieza con síntomas, ese día se reportó en el hospital y le dijeron que era una simple congestión. El día jueves empeora y lo llevó nuevamente al hospital. Un doctor que no es el denunciado, aclara, le dio un medicamento para inyectarle porque estaba decaído con dolor y se le cerraba la garganta.

El viernes empeoró y empezó con fiebre en horas de la tarde, seguía sin respuestas por parte del hospital. El sábado llamó a varios médicos incluido Di Lorenzo y no lo atendió, ella cree que fue por una diferencia que tuvieron el jueves a la noche por una foto que subió al grupo de Whatsapp del hospital y cree que se enojó.

El día domingo la llaman para decirle que su marido era positivo covid. Ahí fue cuando cerca de las 14 el Dr. Di Lorenzo le dio las indicaciones a seguir. Hasta ahora todo pareciera ser un relato más de los tantos que escuchamos a lo largo de esta pandemia, pero el desprecio recién empezaba.

Maria, como muchas otras profesionales, habla desde la bronca de sentirse maltratada, y que nadie haga nada. Contó que en el mes de  presentó las pruebas ante el Ministro de Salud y todavía no tuvo respuestas. 

Di Lorenzo, no sólo insultó al paciente, también fue más allá y se metió con nuestra cultura. Tras reírse de la situación del “CHINO” porque no se dignó ni a escribir su nombre, declaró que eso les pasó a los Cacheños “Por tener todo un mes la cabeza en un agujero, haciendo alusión a la Pachamama”.

CONNIVENCIA EN EL HOSPITAL

Otro caso denunciado y que ya habla de connivencia entre el médico Di Lorenzo, su esposa y los directivos del Hospital, es el de Marine Romero enfermera profesional- Marine, cuenta que sufre acoso y maltrato sistemático por parte del profesional y su mujer Rebeca Alarcón, que también trabaja en el nosocomio.

Romero manifiesta que Alarcón la maltrata y la hostiga. “Ella quiere que deje de trabajar, pero desgraciadamente no puedo. Tengo 2 hijos que mantener. Entonces tengo que seguir aguantando sus humillaciones y maltratos”, expresa.

Marine no duda en contar el miedo que siente al trabajar con la esposa de Di Lorenzo. Relata que hace poco le hizo un escándalo porque no quería verla. “No quiero que ni me entregue la guardia tengo miedo que me haga algo, no saben las cosas que me hacen cuando estoy sola”.

OTRA DENUNCIA

Nilda Humano cuenta que fue al hospital en compañía de su hija que la llevó al hospital porque le faltaba el aire. “No me hicieron nada”. Humano agrega que Di Lorenzo le dijo “Si Ud. está así, yo no puedo hacer más nada. Si tiene que morir, muera en su casa” y la despachó a su domicilio. Nilda realizó la denuncia en la policía de Cachi. 

Es preocupante que un profesional con tan poco tacto, falta de empatía y aires de superioridad (por considerarse TRABAJADOR ESENCIAL) esté al frente de un nosocomio en contacto con personas que se encuentran en situaciones sumamente dolorosas. Descalificando la cultura del lugar que supo recibirlo, haciendo chistes totalmente desafortunados ante la muerte de un menor.

Fuente: Agenda Salta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí