Condenado a diez años de prisión por intentar matar a machetazos a su ex mujer

Luego del intento de femicidio huyó y fue capturado por la brigada de investigaciones un mes después. La Jueza del Tribunal de Juicios-Sala 2 lo encontró culpable de tentativa de homicidio agravado por el vínculo y el género y desobediencia judicial.

Martín Olivera de 44 años fue condenado por la Jueza Carolina Poma Salvadores a 10 años de prisión efectiva por atentar contra la vida de su ex pareja. El hecho ocurrió el 13 de diciembre de 2.020 en el barrio Los Sauces, de la ciudad de San José de Metán, al sur de la provincia. Este hombre atacó a machetazos a la joven con su pequeña hija en brazos, además la amenazó apuntándole con un arma de fuego, para luego darse a la fuga. Cabe resaltar que el condenado es reincidente por cuarta vez.

Durante el juicio oral y público que tuvo varias instancias, el fiscal Gonzalo Gómez solicitó la pena de 17 años de prisión efectiva para Olivera, pero cuatro años de subsidiaria, fundamentando: “estamos enfrente de una persona con frondosos antecedentes, condenas y peligrosidad”, además resaltó en su alegato que “Salta es una de las provincias con altos índices de femicidios y violencia de género, que no se puede minimizar que Olivera podría haber matado a la víctima ya que no era la primera vez que la maltrataba”, mencionó situaciones donde el acusado torturaba a la mujer.

Luego de salir de la cárcel (un mes antes) la golpeó de tal forma que fue excluido del hogar con una perimetral librada por el juzgado de violencia de género para resguardar la integridad de la víctima, pero violo la medida.

Asimismo, en las audiencias del juicio el fiscal del caso presentó todas las evidencias recolectadas en la investigación desde informes psicológicos realizados a las partes, donde se menciona “que la víctima evidencia temor, y no muestra signos de mendacidad “. Por su parte el acusado “es una persona peligrosa, no solo para la víctima, sino para otras personas, posee baja tolerancia a la frustración, pasibles de descargas, con evasión, manipulación y negación, evadiendo responsabilidades, buscando culpables, llegando a ser invasivo, puede recurrir a conductas agresivas, más aún si se encuentra bajo efectos de sustancias…”.

Un Pastor testigo de la defensa que naturaliza un intento de femicidio

En la segunda jornada del juicio la defensa a cargo del abogado Oscar Zelaya, aportó la declaración de Víctor Maidana, un Pastor de una iglesia evangelista ubicada en Metán que auspició de testigo, el hombre fue a comentar que el acusado “es una buena persona, conoce a Olivera desde hace tres meses, desde que salió de la cárcel”, indicó que “es vecino de la víctima y que le dio trabajo de albañil al acusado”. Este hombre de Dios constantemente mencionaba en su declaración “que la familia de la joven es disfuncional“, al ser consultado por la jueza a que se refería con ese termino, Maidana no dudó en señalar que la madre de la víctima no tiene pareja: “cuando no tiene esposo una mujer pierde la autoridad para dominar a sus hijos, en este caso en particular”.

También este siervo de Dios minimizó lo sucedido diciendo que “Martín habrá tratado de corregir eso”, refiriéndose a la poca autoridad de la madre de la víctima y de los comportamientos que tenían como familia.

“Tengo mucho miedo que pueda volver a salir”

Luego de conocer la sentencia, la víctima dialogó con este medio y pidió que la pena sea efectiva “tengo mucho miedo que salga y me pueda hacer algo”. Por su parte la madre de la joven contó que ahora su hija va a estar más tranquila: “estaba pensando en irse de esta ciudad por el temor que tiene de ser asesinada por este hombre”, sentenció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.