#EstrenoTrailer: “Compañía de Monte” el documental sobre la experiencia guerrillera del ERP en Tucumán

El largometraje esta basado en la represión en el monte tucumano contra la Compañía de Monte “Ramón Rosa Jiménez”, compuesta por el Ejército Revolucionario del Pueblo -ERP-.

Largometraje basado en el relato entre las fuerzas al servicio de la oligarquía dominante en la azucarera tierra de la patria y de tantos hombres ignorados de la primera independencia. Suelos que dignificaron soslayados patriotas como Monteagudo, ejemplo no menor, si de hacer memoria y justicia se tratara, a quien reivindicará en el combate la Compañía de Monte “Ramón Rosa Jiménez”, del Ejército Revolucionario del Pueblo -ERP- heredero de aquellas luchas y sostén de una desinstalada e injusta aceptación por parte de quienes sostenían la solitaria y decadente construcción unitaria traducida en injusticias y expoliación de los humildes.

El film fue dirigido por Ariel Tcach de Chisperos del Sur Cooperativa Audiovisual con la colaboración testimonial de aquellos combatientes (infantes) que se tradujeron en la primera unidad militar, con sus consiguientes atributos, en la segunda mitad del siglo XX y que fuera registrada en el último de los testimonios compilados por Gonzalo Getselteris en el libro “Desde el Monte” (2015).

Muchos de aquellos desmovilizados jóvenes de la jamás disuelta unidad,  tales como  “Belisario Gutiérrez” -hoy capitán-, “Antonio Aybar”- por entonces conscripto y miembro de la recién creada división, llamada “Ejército Enemigo”, por el lugar y la realización de las actividades propias que  justificaron su nombre y- posiblemente- el combatiente más antiguo y de los más heridos de la Compañía que aún está entre nosotros y que prestara servicios en los más significativos combates que se desprogramarían a mediados de 1976, ya que ninguna batalla justificó el discurso de una inexistente derrota que definiera un final en letras de molde, sino una realidad que los llamaba a defender el cordón industrial donde la clase obrera era diezmada a diario y ocultada por los mercaderes de la lapicera y la pantalla.

Más tarde, y ya lejos del inminente peligro que daría por tierra con su vida, el soldado Gambarella arrastraría definitivamente sus ojos, su mirada y aquel asombro que los asesinos negarían. El soldado conscripto –testimonió ante justicia y en cada ámbito al que fue convocado, el horror y el deshonor  empleados en  la Masacre de Capilla del Rosario, algo que jamás olvidaría ni los nombres y rostros de los asesinos que estuvieron a cargo ignorando las más elementales leyes de la guerra y la dignidad del combatiente.

Yeyo Videla” ( que reforzaría la Unidad para el referido combate),  Carlos Sprei -historiador-, “Gustavo  Westerkanp” – activo miembro de una “Logística Nacional” que salvaría no pocas vidas-, “Martín Jaime” – oficial a cargo de los combatientes provenientes del ELN (Bolivia) en el combate de Manchalá  hoy Capitán-.

Mario “El Indio” Paz”, también  capitán junto a Belisario Gutiérrez del mismo grado. Ambos co-fundadores- entre otros inmensos compañeros – Todos inscriptos en la ley de la natural continuidad histórica en la asunción de sus responsabilidades, constituyeron el primer envión de la que luego fuera La Compañía de Monte  quien  junto a los vecinos de Santa Lucía -Tucumán- protagonizan el documental realizado con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales -INCAA-. Aún no tiene fecha de estreno.

El objetivo de la proyección es explicar y contextualizar las condiciones y el accionar que desempeñó la “Compañía” y su valor histórico para explicar el por qué de la lucha armada, en Argentina y el sur del continente.

Con una fuerte y articulada estructura el proyecto llevó cinco años de trabajo, debiendo sus realizadores, encontrar y restaurar imágenes, viajar al lugar de los hechos, buscar testimonios para el rodaje. El documental está cargado de un lenguaje sumamente emotivo, político y conceptual. A través de las imágenes, el espectador se vuelve un testigo de lo que sucedió desde el 74 hasta promediar el año 76, reivindicando el  levantamiento del pueblo tucumano reclamando temas como el cierre de los ingenios, la pérdida de puestos de trabajo en el ‘68; la situación de los estudiantes universitarios, o la huelga del ’74 contraviniendo al destrato desde las laderas mismas del Aconquija y el tumulto sudoroso de las familias, machete en mano, caña por caña. De allí la práctica política revolucionaria de carácter armado. El recorrido por el documental proporciona la visión del militante que, consciencia en mano, sostenía su fusil.

Como a la fecha repiten: “Los cobardes agonizan ante la muerte. Los valientes ni se enteran de ella.”  “Julio César”.

“Actualmente, hay un Nuevo Orden Mundial, donde los pobres y los pueblos no solo son dominados económicamente sino que hacen que les guste la opresión. Son formateados sus cerebros y conducidos al matadero”.

Además Paz recuerda a sus compañeros de Metán: “deseo decir con gran orgullo que tuvimos cuatro combatientes metanenses en la unidad guerrillera, fueron: Galli, López -muerto en Catamarca-, Nino Martínez -sobreviviente fallecido de muerte natural y Camilo Villanueva, muerto por una pinza del ejercito luego de la batalla de Monte Chingolo-“.

El rodaje, aún sin fecha de estreno en Argentina, tiene pactado estrenos en Italia y Canadá y otros escenarios de la vieja Europa. Así lo manifiesta “El Indio”: la película se estrenará primero en el exterior, de tal manera que recorra un poco el afuera porque el momento político que vive la Argentina es adverso y nos ‘fondearían’ en la primera semana. Y las causas inventadas son historia repetida. También se piensa exponer en sectores populares que nos permitan charlar e interactuar con el pueblo, ya que toda esta historia fue sepultada y bastardeada intencionadamente o no. Se le quitó contenido político a los miles de argentinos que murieron combatiendo con las armas en la mano, pretendiendo inventar una segunda muerte, la muerte política. Nuestro orgullo fue, es y será, pertenecer a un ejército guerrillero constituido por el pueblo, con rangos militares, uniformes y bandera. Portadores del pensamiento sanmartiniano que nos legaran los correntinos. De un  Belgrano porteño, nacido en el corazón de Monserrat y  un Güemes inconfundible de la libertaria Salta. La lista de aquellos hombres supera con creces cualquier intento literario. La realidad es nuestra. La historia es el sudor de los que, aún sin pronunciarlos, construyeron nuestra querida Argentina.

Por último el hombre asegura: “la película para mí es una pequeña muestra de una caída que no fue estratégica. La derrota se produce cuando mueren los objetivos perseguidos […] nuestra lucha fue corroborada por la historia. Teníamos razón en sublevarnos. Teníamos razón en querer liberarnos. Actualmente, hay un Nuevo Orden Mundial, donde los pobres y los pueblos no solo son dominados económicamente sino que hacen que les guste la opresión, en una suerte de reiterado síndrome de Estocolmo masivo. Ovejas sin destino en las urnas de su propia muerte.”

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*