• Por: Elena Corvalán para Salta12
Micaela Serrudo encabeza el reclamo de justicia por su maestra. Fue amenazada por la madre de la chica detenida. Dice que si le pasa algo, será culpa de “los policías que no hicieron nada”. 

 

Una joven denunció por amenazas de muerte a la madre y al padrastro de la adolescente detenida por el homicidio de la docente Rosa Sulca, cometido la madrugada del 28 de abril en Villa Mitre, en la zona sudeste de la ciudad de Salta. Los dos, identificados como Claudia Flores e Ignacio José Ramón Heredia Chamorro, fueron detenidos.

Por otro lado, luego de tres marchas sucesivaslos vecinos consiguieron reunirse con la conducción de la Policía de Salta exigiendo que se cambie a los jefes de la Comisaría Seccional 4º, a quienes responsabilizan por la pobre respuesta que dio la fuerza ante el pedido de auxilio de la maestra, y por la tarde el Ministerio de Seguridad anunció el desplazamiento de la cúpula de esta dependencia. La abogada Gabriela Rodríguez, de la Fundación Cynthia Fernández, anunció que esta ONG se constituirá en querellante en la causa que para ella debe investigarse como femicidio.

Micaela Serrudo vive enfrente de la Comisaría 4º. Sin embargo, cuando se le pregunta cómo está, responde que “con miedo”. Esa sensación parece abandonarla al recordar a su maestra de sexto grado en la Escuela Ejército Argentino: “Nosotros salíamos de la escuela en sexto grado, la esperábamos y veníamos caminando todos juntos”. “Es la mejor maestra que tuvimos, nos enseñó tanto y por eso es que se levantaron todos”, tras su asesinato, la madrugada del 28 de abril.

Sulca, de 48 años, “estaba sola”. Sus padres fallecieron hace años y no tenía parientes cercanos. Pero en el barrio era muy querida, igual que en la escuela. El 28 de abril pidió ayuda al Sistema de Emergencias 911 diciendo que la estaban matando. Dos policías fueron a su casa pero como no respondía, se fueron. Su cuerpo fue encontrado al atardecer de ese día, por la insistencia de una vecina que llamó otra vez a la Policía.

Ni bien se conoció el asesinato, presuntamente a manos de la chica, del mismo barrio, y de un joven de 19 años, Micaela empezó a hacer publicaciones en Facebook reclamando justicia y denunciando la inseguridad en la zona, por la que responsabilizan sobre todo a la familia de la adolescente. Según los vecinos, esta familia se dedica a la venta de droga “desde hace años” y también roban y amenazan a los vecinos. Micaela y el presidente del Centro Vecinal de Villa Mitre, Sebastián Campos, aseguraron que hay más de 30 denuncias en contra del grupo familiar.

Micaela Serrudo denuncio que el 1 de mayo cerca de las 19, Heredia Chamorro y Flores fueron a la esquina de su casa, buscándola. Ella volvía de hacer compras, la mujer la reconoció y la señaló, entonces el hombre se acercó y le gritó: “ya sé quién sos, te voy a cagar matando”. Micaela llamó al 911 pero no obtuvo respuesta, así que avisó a Campos, quien a su vez llamó al comisario Guaymás. El hombre se apostó frente a la casa, justo donde está la Comisaría, y “hace el amague como que saca algo, como que está por disparar y se empieza a reír”. Micaela le tomó una fotografía.

Luego, cuando aparecieron otros familiares de Micaela, el hombre subió a su auto y comenzó a dar vueltas. Minutos después, cuando estaba con ella el comisario Guaymás, pasó gritando su amenaza.

Denuncias cruzadas

Micaela Serrudo pudo hacer la denuncia varios minutos después. Tuvo que esperar porque mientras esto pasaba, Flores estaba denunciándola a ella. Luego, cuando la joven terminó de hacer su denuncia, fue notificada de que se le prohibía “ejercer actos de violencia en todas sus manifestaciones”, lo que, según le explicaron, comprendía sus publicaciones en redes sociales.

La joven se manifestó indignada con el tratamiento que viene recibiendo de la Policía y la Justicia. Dijo que a pesar de la gravedad de su situación, no tiene ningún tipo de seguridad. “Yo lo único que digo es que si me pasa algo, yo ya hice hasta lo imposible para que se sepa la verdad y que los únicos que tienen la culpa son los policías que no hicieron nada, porque hay videos, hay todo, y yo no sé qué más darles a los policías para que hagan algo, a la Justicia, ya no sé”.

“Lo único que estaba pidiendo es justicia, porque acá todos los vecinos tienen miedo”. En Villa Mitre vive mucha gente mayor, vecinos que le piden que  “por favor publique lo que les pasa a ellos pero que les borre el nombre porque le tienen miedo, porque saben este señor vende droga, la señora también y las hijas también, entonces todo el mundo les tiene miedo. A la noche que les patean las puertas, que se les meten a las casas, no es justo. Y que me quieran hacer callar a mí”, aseguró.

Tras destacar que Sulca fue atacada porque “sabían que la seño estaba sola”, Micaela insistió en que “no es justo que la gente por miedo se tenga que callar, no es justo vivir así, acá en este barrio hay gente mayor, eso es lo que me da bronca”. A Micaela también la indigna que la casa de Flores tenga la custodia de tres patrulleros, que le fueron puestos cuando se hizo la primera marcha, cuando un grupo de vecinos le arrojara piedras. “La Policía está cuidando su casa y no las de los demás, que ellos andan libremente y salen como ese día” y “aquí han venido a amenazarme de muerte, encima no estaba solo, estaba con un hombre en una moto roja en la esquina y otro acá en la plaza. No es justo, mi casa ya está marcada, por más que ellos estén detenidos, yo no tengo seguridad, y acá no vino ningún policía, nadie. Nadie me llamó, nadie nada”, se quejó.

Micaela enfatizó que a pesar de esta situación no quiere callar porque implicaría “dejarlos solos a mis vecinos”, pero “yo necesito que me brinden seguridad y poder sacarlos, que se vayan y que paguen lo que han hecho, porque tiene más de 32 denuncias esa señora”. “Todos los vecinos están hartos, a mí su hermana ya me robó, su mamá siempre las apaña”.

Para el presidente del Centro Vecinal, “es un tema muy complicado porque son personas que creen que son dueños de todo acá, al frente de la Seccional 4º hicieron la amenaza, sin ningún temor, ¿no?”, dijo como ejemplo de ese poder que le adjudica a la familia de Flores.

Sebastián Campos fue denunciado también por Flores, quien lo acusó de ser el instigador del ataque a su casa. “Es una mujer problemática”, sostuvo el dirigente vecinal. Recordó que hay más de 30 denuncias de vecinos que vienen de arrastre en contra del grupo familiar de Flores (entre ellas había denuncias de Rosa Sulca) por daño, amenazas y violación de domicilio. “Esta es una problemática que ya trae sus años”, y los vecinos de la cuadra de la familia “están atemorizados porque hicieron denuncias y la Policía de la Seccional 4º jamás les dio respuestas a los pedidos de los vecinos”.

Cambios en la comisaría

Precisamente, una de las exigencias era la remoción de los jefes policiales de la Comisaría 4º. Ayer por la mañana, en una reunión de referentes vecinales de Villa Mitre y la vecina Villa Floresta con el director general de Seguridad, Gabriel Ferrufino, y el jefe de la Unidad Regional, Orlando Laime González, obtuvieron la promesa del cambio. “Fuimos escuchados y confirmaron que el proceder policial de la seccional 4ta siempre fue defectuoso. Confirmaron el cambio de un 80% en la seccional“, informaron los vecinos tras el encuentro.

Los cambios alcanzarán desde el comisario mayor a los suboficiales, informaron los referentes vecinales, quienes precisaron que mañana “asumirán las nuevas autoridades”, con quienes ya acordaron que mantendrán reuniones para que “puedan escuchar toda inquietud de los vecinos”.

Por la tarde, el gobierno provincial informó que el ministro de Seguridad, Juan Manuel Pulleiro, “separó de sus funciones a las autoridades de la comisaría cuarta de Villa Mitre y a los Jefes del Sector 4A, para evaluar el servicio de seguridad que se brinda en la zona y garantizar la transparencia de la investigación que lleva adelante la Oficina de Asuntos Internos desde el 29 de abril pasado, tras el homicidio cometido en la jurisdicción”. Además de la causa por el asesinato, el Ministerio Público Fiscal abrió una segunda causa en la que están detenidos los dos policías que fueron a la casa de Sulca pero no verificaron que se encontrara bien.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí