En las próximas semanas, la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer, vacunará a los voluntarios argentinos que recibieron el placebo durante los ensayos clínicos que se realizaron en el país.

Los participantes de las pruebas, lideradas por el infectólogo Fernando Polack, explican que se va a dar prioridad a los trabajadores de la salud. Mientras que en marzo se inmunizará a los mayores de 60 años.

La ANMAT autorizó el uso de emergencia en Argentina de la vacuna desarrollada por Pfizer junto al laboratorio alemán BioNTecha fines de diciembre.

La empresa estadounidense realizó una preselección de trabajadores de la salud y se contactó con ellos para inmunizarlos entre esta semana y la otra, en caso de que hayan recibido el placebo.

pfizer

 Pfizer aseguró que su vacuna también es resistente a las nuevas cepas.

En los ensayos clínicos, una parte de los participantes recibieron la vacuna y otra parte una sustancia inocua, sin que los investigadores ni los voluntarios supieran quién está en cada grupo. Por ello, se convocó a los preseleccionados y 48 horas después se abrirá el sobre en el que se indica qué fue lo que recibió cada uno de los voluntarios.

A quienes recibieron el placebo, les dan la posibilidad de vacunarlos en el momento o en un plazo breve.

El camarógrafo Martín Magaldi, uno de los voluntarios, explicó que también experimentó síntomas en ambas dosis, tanto con la primera que se dio en septiembre como con la segunda, recibida en octubre.


“La primera fue como recibir agua pero con la segunda tuve dolor en el brazo y unos 38,5º C de temperatura. Ya nos dijeron que para la última dosis era más fuerte, espesa y que a los que recibían la inoculación tendrían algún síntoma y nos dieron un teléfono para contactarnos en caso de que surgiera algo”, completó el camarógrafo.


Los voluntarios tienen que completar y enviar a los representantes de Pfizer un formulario para explicar su progreso, una vez por semana. Un proceso que Magaldi precisa que va a tener que seguir por dos años.


“Causa un poco de bronca que en el país que más voluntarios tuvo no estén los planes para que tengamos esta vacuna. Otros países que no pusieron uno solo la tienen o tienen prometidas millones de vacunas. Te dan ganas de dejarlo”, afirma Magaldi.


El joven reveló que se bajaron varios participantes de los ensayos clínicos, tras la polémica entre Pfizer y el Gobierno argentino porque no pudieron llegar a un acuerdo de compra de inoculaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *