Mendoza | Despidos y paro en La Campagnola

En las plantas de San Martín y San Rafael, en la provincia de Mendoza, trabajadores y trabajadoras de la empresa La Campagnola, paralizaron la producción y afirmaron que hubo más de 200 cesantías y alertan una nueva ola de despidos.

La empresa conservera del grupo Arcor todavía no pagó el llamado bono “anti inflación”, una recompensación salarial prometida tiempo atrás para sus trabajadores, además de que impulsa un ajuste de personal que pareciera no tener fin en el corto plazo.

El paro llevado adelante por el Sindicato de Trabajadores de la Alimentación -STIA- inició el pasado viernes 6 y amenaza con seguir esta semana. “Arcor se rasga las vestiduras con la Responsabilidad Social pero es todo mentira, dicen que no es necesario pagar una suma extraordinaria”, dijo Ricardo Bertero, secretario general del sindicato en San Rafael.

El reclamo está centrado en un achique a fuerza de contratos sin renovar y retiros voluntarios. Además en la exigencia de pago del bono compensatorio que establecía un monto de siete mil pesos mientras se espera el cierre de la paritaria de este año. “¿Qué hace la gente frente a los tarifazos y la devaluación”, se preguntó Bertero, y denunció además el centenar de despidos en las sucursales de La Campagnola en el sur del país.

Mientras tanto la Subsecretaría de Trabajo analiza aplicar una sanción económica al grupo Arcor en caso de comprobase el incumplimiento denunciado por los empleados de planta. El monto podría ser de hasta un sueldo por trabajador afectado.

Desde la empresa evitaron hacer declaraciones. Frente a esta situación, el gremio anticipó un bloqueo de la planta y extenderá la huelga durante los próximos días.

En el año 2017 también hubo un conflicto similar y la misma reacción por parte de los trabajadores y trabajadoras. Los representantes gremiales habían señalado que la compañía llevaba adelante un plan sistemático de reducción de personal, recortes temporarios y un ajuste en la planta.

Un compromiso entre empresa y sindicato que aseguraba trabajo a unos 300 operarios temporales había sido roto por la patronal y los trabajadores bloquearon la distribución de productos impidiendo el movimiento de camiones.

“De 250 empleados efectivos que tenía la empresa hace unos años hoy quedan 103, y la gente se ha ido por despidos, retiros voluntarios y en menor medida por jubilaciones, sin haber sido reemplazada”, había anunciado en ese entonces Antonio Moyano, secretario gremial del STIA.

Durante 2017 La Campagnola pasó de una producción que promediaba los 13 millones de latas de durazno, el principal producto de la planta, a siete millones, cayendo también la producción latas de jardinera -mix de verduras-.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Notas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *