ActualidadGénero

GRAVE: La Escuela Alejandro Gauffin N°4035 discrimina a una nena Trans

Su madre denuncia que en el establecimiento la niña es victima de violencia institucional y bullying hace más de un año. La Ley de identidad de Género fue sancionada en el 2012 pero en esta institución no la cumplen.

Mediante una publicación de Facebook Graciela Puchetta mama de la niña de 10 años que hace unos meses recibió su DNI donde consta el nombre Tiziana Sarai Contrera, denuncia que tuvo que cambiar de escuela a la pequeña porque en la Escuela Alejandro Gauffin N°4035 del barrio San Remo siguen nombrándola como “Tiziano” o “Papito”.

“Voy a seguir las denuncias pertinentes, pido a todas las organizaciones y activistas que también lo hagan. No están aceptando la realidad de que la infancia trans existe. Quiero que respeten a mi hija y también para todos los niñes trans”, resaltó la mama de Tiziana que también aseguró que “solicitará una audiencia con la ministra de Educación, Analía Berruezo”.

En la carta que realizó Graciela y que se viralizó enfatiza: “De hoy en adelante EXIJO un TRATO DIGNO a mi hija Tiziana Sarai Contrera, Graciela Alejandra Puchetta orgullosa de mi hija y una leona para defender los derechos de mi hija”.

La niña ahora asiste a una escuela del barrio Don Santiago, el tramite lo realizó la supervisora general. Asimismo, la mamá de Tiziana afirma que “tomó la decisión de hacer la denuncia en el INADI, ya que a pesar de que su hija ya cuenta con el DNI y una Ley de Identidad de Género 26.746 que la ampara, la siguen tratando de masculino”.

También la mujer cuenta el destrato que sufrieron ella y la nena cuando fue a hablar con la directora: “Cuando mi hija se sintió confiada gracias a mi presencia, le confesó a la directora de la escuela que les tenía miedo a sus maestras que sólo a ella le gritaban y cuando se enojaban el año pasado le decían ‘Tiziano’ o ‘papito’. La directora no tuvo mejor idea que llamar a las maestras para realizar delante mío una especie de careo. Enfrentó a mi hija con las maestras y como ya lo había manifestado mi hija, que les tenía miedo, y lo comprobé de la peor forma. Al ver a las maestras, agachó la cabeza y se quedó callada. Hoy, delante de mi persona, la señorita de Lengua, Sandra Gómez, me dijo ‘su hijo’. La vicedirectora, Ana Aramayo, se dirigió a mi hija como ‘su niñito’. La señorita de Ciencias Sociales dijo ‘yo la llamo Tizi, ¿qué más quiere?’ A lo cual yo contesté ‘se llama Tiziana’”.

La mujer concluyó diciendo que “ese tipo de maestras y directivos son los que llevan a la no escolarización de las personas del colectivo LGBT y que de hoy en adelante exige un  trato digno a su hija Tiziana Sarai Contrera”.

 

 

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior