Será la segunda vez en la semana y la cuarta en quince días. Se estima que sea un mínimo del 2%. La suba acumulada desde agosto será del 32% aproximadamente.

La causa del incremento, según los empresarios, es por una actualización de los impuestos que pagan los combustibles, que correrá desde el viernes. La misma se trasladaría en un 1,4% en el caso del gasoil y 2% para las naftas.

El ajuste de estos días será para trasladar un incremento en los impuestos y las petroleras también analizaban algún porcentaje adicional para recomponer sus márgenes. La idea original del 2%, por el componente impositivo, era estudiada el jueves y podría llegar a 2,5% ó 3%, para agregar algo de recomposición de margen.

Como los combustibles ya subieron un 3% el martes de la semana pasada, si se le adicionan estos nuevos impuestos, terminarán con un ajuste acumulado cercano al 5% en menos de dos semanas.

En diciembre, el Gobierno decidió un aumento en los impuestos que pagan los combustibles. Se aplicó una suba del 5,4% desde el 15 de diciembre y ahora viene otra del 7,7% desde el 15 de enero. Esta sería la séptima suba desde agosto.

La suba de la semana pasada, según petroleras consultadas, solo responde el mayor precio que tienen que pagar las petroleras por los biocombustibles que utilizan. El incremento impositivo no está cubierto, según aclararon la semana pasada. Por esa razón, frente a la actualización de esos tributos, viene este incremento.

Para evitar la suba de impuestos, el Gobierno debía realizar alguna modificación a la resolución ya publicada. Esa posibilidad no estuvo en los planes del Poder Ejecutivo, según la secretaría de Energía.

Hasta ahora, cada vez que subieron los impuestos, las petroleras terminaron trasladándolo a los precios. En las compañías no quisieron confirmar este aumento, pero entre estaciones lo daban casi por hecho. Y otras fuentes de la industria lo confirmaron. «No hay posibilidad de poder evitar un aumento de costos sin trasladarlo». defienden.

«Los precios ya están retrasados más del 11%» dicen las compañías para justificar que no hay margen para no realizar un aumento. Es más, también definen si habrá una recomposición adiciona

De aplicarse esta suba, los importes de los combustibles habrán crecido un 10% entre mediados de diciembre y mediados de enero. El Tintero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *