Género

#25N: EN LA CAPITAL SALTEÑA SE SINTIÓ LA LUCHA EN UNA MARCHA MULTITUDINARIA

En una tarde marcada por la determinación y la unidad, la capital de la provincia fue testigo de una manifestación poderosa que conmemoró el ‘Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y Disidencias’.

Bajo la consigna “Ni Un derecho menos, ni un ajuste más”, la Asamblea Lesbotransfeminista de Salta convocó a una diversidad de voces que se alzaron contra la violencia de género y expresaron su inquietud por el avance de la ultraderecha en Argentina.

Desde las 18 horas, la Plaza 9 de Julio se llenó de color, pancartas y rostros determinados. Mujeres y diversas identidades se congregaron para ser parte de un evento que no solo conmemoraba, sino que también resistía y rechazaba un contexto político que preocupa a muchas personas.

“Ni Un derecho menos, ni un ajuste más” resonó en cada rincón de las calles del centro capitalino. Con megáfonos en mano, se destacó la importancia de mantenerse unidas en medio de la adversidad política, recordando que los derechos no pueden retroceder.

Además estuvieron presentes varias organizaciones sociales que marcharon por las calles de la ciudad, toda la manifestación se detuvo estratégicamente frente a instituciones gubernamentales como la Legislatura y la Comisaría Primera y simbolizando que las demandas del movimiento feminista no caerán en oídos sordos. Las pancartas expresaban desde reclamos por la igualdad salarial, el repudio al electo presidente, el apoyo a Palestina, hasta la exigencia de políticas efectivas contra la violencia de género.

Entre la multitud, se observaron grupos de mujeres con pañuelos verdes, símbolo de la lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, la re-afirmación de los 30400 desaparecidos por la dictadura cívico-militar, ante las declaraciones negacionistas del nuevo gobierno nacional. La diversidad de generaciones presentes enfatizó que la lucha feminista no tiene edad y que la fuerza de este movimiento radica en la inclusión de todas las voces, sobre todo las voces de las mujeres indígenas.

También las mujeres del ‘Espacio de géneros y disidencias’ realizaron expresiones artísticas que añadieron un toque de creatividad a la protesta.

Al caer la noche, pese al intento de disuadir la convocatoria cortando las luces de la Plaza 9 de Julio, se realizó una asamblea final, donde se compartieron demandas contra un estado ausente y una justicia patriarcal que sigue beneficiando a los atacantes. Tal es el caso de Yanela Barrios, una Madre Protectora que expuso la persecución a la que es sometida por la familia de su atacante, luego de haber logrado que el acusado purgue 12 años de prisión. La marcha del 25N en Salta no solo fue un acto conmemorativo, sino una demostración contundente de que la lucha feminista se mantiene más fuerte que nunca en el norte argentino.

Las voces de quienes marcharon resonarán como un eco insistente, recordándole a la sociedad, a la justicia y al Estado que la lucha por la igualdad y la justicia persiste, más fuerte que nunca.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior
A %d blogueros les gusta esto: