Rosario de la Frontera: “Dios Proveerá” ya tiene un terreno para el comedor

La entidad nació en plena pandemia para colaborar con las familias en situación de vulnerabilidad. El intendente Gustavo Solís firmó un contrato de comodato de un terreno con la asociación denominada “Dios Proveerá”.

En el lugar, que se cedió en calidad de préstamo por dos años y que está ubicado en el barrio Santa Ana, más conocido como “el bajo”, funciona un comedor al que asisten más de cincuenta niños a diario.

También se llevan a cabo talleres de folclore, se dictan clases de catequesis y de apoyo escolar. Por la siesta el lugar funciona como aula de jóvenes adultos del Núcleo 7021.

Con el paso del tiempo, la asociación que nació en pandemia fue creciendo hasta lograr su personería jurídica y en la actualidad brindan no tan solo contención social, sino también educativa, cultural y espiritual en Rosario de la Frontera y en cuatro parajes del municipio de El Potrero.

“Hace muy poco tiempo que nuestra asociación logró obtener la personería jurídica y estamos trabajando desde las dos parroquias; la de Villa Manuela y la del centro, con esos dos grupos trabajamos en el comedor del barrio Santa Ana”, expresó el profesor Edgardo Solaligue, de Dios Proveerá.

Recordó que “nuestro grupo se inició en la época de la pandemia, para no tan solo brindar una contención espiritual o social, sino que en un principio nos propusimos asistir a los ancianos que no podían salir a hacer sus compras, ya sea porque estaban tristes, con miedo o imposibilitados. En ese contexto también conocimos a la señora Mirta, quien vive en el Santa Ana y en su casa asistían un grupo de niños a almorzar tres veces a la semana, pero después vimos que la necesidad era importante, ya que no podían comer tres días sino que debían hacerlo todos los días, de esta manera se empezaron a sumar varios socios, el grupo fue creciendo y se pudo lograr el objetivo de que almorzaran de lunes a viernes”.

En cuanto a los colaboradores de la asociación, expresó: “Es importante agradecer a la señora Inés Pieve, quien nos manda todos los meses mercadería para el comedor, gracias a eso podemos tener un stock de manera semanal”.

“También a las agrupaciones y movimientos sociales, quienes nos envían a sus cocineras y nos dieron una mano para pintar el lugar y se pudo construir un baño, el cual es muy importante por el tema de la higiene”, agregó.

Los usos del terreno

Sobre las funciones que se llevan a cabo en el terreno cedido por el municipio, Solaligue indicó: “Además de funcionar como comedor y merendero, en el lugar se empezó a dictar clases de catequesis los días sábados, personal policial brinda talleres y recientemente se hizo un convenio con el instituto terciario, cuyos alumnos están haciendo sus prácticas de folclore con los chicos del comedor, de lunes a jueves”.

“Desde la Municipalidad también se dictan talleres de peluquería, de trenzados, que a los niños les gusta mucho. El párroco Héctor Báez va una vez al mes al lugar a realizar misas y a orar por todas las necesidades”, señaló.

“El lugar además funciona como aula del Núcleo Educativo 7021 Rubén Darío, a cargo de la profesora Sandra Arias, quien enseña escolarización a los jóvenes y adultos en el horario de la siesta, de lunes a viernes”, detalló el docente.

Finalmente señaló: “Agradecemos Fabricio Cuadrado quien nos realizó el comodato, lo cual nos da la tranquilidad de poder hacer algunas mejoras en el edificio. Los que quieran colaborar con nuestro grupo, para poder continuar con estas obras, pueden comunicarse al teléfono 3876-437541”.

Integrantes del grupo Dios Proveerá.

Raquel Ávila, Yolanda Gaby, Loli García, Raúl Carrasco, Pablo Puntano, Cecilia Nadal, Ana Andreu, María Ramis, Julio y Julia Abdo y Eduardo “Lalo” Solaligue.

Fuente: Ivana Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *